Introducción al Estudio de Viabilidad de Proyectos de Inversión.

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE VIABILIDAD DE PROYECTOS DE INVERSIÓN.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Enero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 20 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a una Introducción al Estudio de Viabilidad de Proyectos de Inversión y va destinado a internautas que sientan curiosidad por las decisiones acerca de invertir en un contexto empresarial, aunque contado de manera sencilla, alejada de la rigurosidad de los numerosos textos que tratan este tema de forma científica. A los expertos en el tema, advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

CONCEPTO DE PROYECTO DE INVERSIÓN.

Una posible definición de “proyecto de inversión” es la siguiente: es toda renuncia a una satisfacción cierta e inmediata a cambio de unas expectativas de beneficios futuros.

¿No te has enterado de nada? A ver con un ejemplo: estudiar una carrera universitaria. Al hacerlo, incurres, de manera cierta y durante los estudios universitarios, en la renuncia a unas satisfacciones, como, por ejemplo, la de ganar dinero en un trabajo no cualificado (digamos, en una hamburguesería o en los albañiles). Además, tienes que gastar dinero en matricularte, en desplazamientos, en material de oficina, en fotocopias y quizás en libros o en equipos informáticos. Por si fuera poco, renuncias a pasártelo bien mientras tus amigos no estudiosos se divierten y quizás conocen a una pareja atractiva en las salidas. Y luego tienes el esfuerzo intelectual a realizar. ¿Y todo para qué? Pues porque tienes unas expectativas (son expectativas; nadie te garantiza nada) de unos beneficios futuros. Los beneficios futuros pueden ser materiales, en forma de recompensa económica al ejercer una profesión asociada a lo estudiado, o bien inmateriales como el tener un cierto estatus en la sociedad o, simplemente, ser una persona mejor formada.

La anterior definición de “proyecto de inversión” es muy general. En un contexto empresarial, se suele usar como definición todo proceso que implica unos pagos más o menos inmediatos a cambio de unas expectativas de cobros más o menos futuros. Por ejemplo, imagina que una empresa desembolsa una cierta cantidad de dinero en concepto de equipos informáticos. ¿Para qué hace este desembolso? Básicamente porque con esa de decisión de invertir espera mejorar sus procesos, sean comerciales, administrativos o tecnológicos y, al mejorar sus procesos, espera incrementar la productividad de la empresa y, con ello, sus beneficios.

ETAPAS EN EL ESTUDIO DE VIABILIDAD DE PROYECTOS DE INVERSIÓN.

Cojamos un ejemplo de referencia. Por ejemplo, el negocio en cuestión va a ser una estación de servicio para vehículos, donde además de los surtidores de gasolinas, gasóleo, etc. se plantea la posibilidad de un servicio no existente hasta el momento: un servicio de lavado para vehículos. Con este ejemplo de referencia, el “proyecto de inversión” es, lógicamente, el servicio de lavado.

Etapa 0. Detección de las necesidades de la empresa.

La empresa, en este caso la estación de servicio, detecta una necesidad no satisfecha en sus clientes: la necesidad de un “servicio de lavado”. Ésta es la necesidad. La empresa puede detectar la necesidad bien porque se lo hayan comentado habituales clientes al repostar o bien porque la misma empresa haya vislumbrado que sus potenciales competidores en zonas geográficamente cercanas están o van a estar ofreciendo en breve un servicio de lavado.

Etapa 1. Determinación de la inversión posible o conjunto de posibles inversiones que puede(n) satisfacer la necesidad.

En esta etapa, la estación de servicio puede, por ejemplo, identificar tres inversiones posibles:

(1) Pistolas de agua a presión.

(2) Máquina de lavado, en la que el vehículo permanece quieto y es la máquina, en forma de puente grúa, la que se desplaza alternativamente para lavar, dar espuma y enjuagar al vehículo.

(3) Túnel de lavado, en el que es la instalación la que permanece “casi quieta” y es el vehículo el que atraviesa la instalación desplazándose.

Las inversiones posibles pueden ser mutuamente excluyentes o no. Es decir, o bien la empresa ha de decidir una y sólo una de entre las tres (caso de mutuamente excluyentes) o bien, como habrás visto en muchas estaciones de servicio, pueden existir simultáneamente dos de ellas o incluso las tres. Habitualmente, es más fácil contemplar el problema cuando se decide exclusión mutua, es decir, una y sólo una inversión de entre el conjunto de inversiones posible.

Etapa 2. Caracterización del conjunto de inversiones posibles.

La caracterización de una inversión (de entre el conjunto de inversiones posibles) consiste en la descripción de los parámetros definitorios del proyecto de inversión en cuestión. ¿Y qué significa esto? Por ejemplo, la inversión consistente en “Pistolas de agua a presión” tendrá un gasto (medio y aproximado) de litros de agua por vehículo lavado. Ése, el gasto de litros de agua por vehículo lavado, es un parámetro definitorio de ese proyecto de inversión.
Análogamente, la “Máquina de lavado” tendrá otro valor distinto al de las “Pistolas de agua a presión” para ese parámetro de gasto de litros de agua por vehículo lavado. Y lo mismo sucederá para el “Túnel de lavado”.

¿Y existen más parámetros definitorios? ¡Claro! Por ejemplo, el gasto energético de electricidad por vehículo lavado es otro parámetro definitorio. Y no será, en general, igual para las “Pistolas de agua a presión”, que para la “Máquina de lavado” ni que para el “Túnel de lavado”.

Etapa 3. Valoración del conjunto de inversiones posibles.

Valorar una inversión (por ejemplo, la correspondiente a las “Pistolas de agua a presión”) supone asignarle una puntuación que mida la bondad de la conveniencia de llevar a cabo la misma. En textos más avanzados encontrarás medidores como el Valor Actual Neto (VAN, abreviadamente), la Tasa Interna de Rentabilidad (TIR, abreviadamente) o el Plazo de Recuperación (PB, apreviadamente, del inglés PayBack), entre otros. Yo no voy a explicarlos aquí en forma desarrollada ya que este blog no tiene intención de sustituir a libros académicos, sino de acercarte a ti, lector, al mundo de la divulgación de la Ciencia y la Tecnología. La referencia que te doy al final te puede servir para ampliar conocimientos al respecto.
No obstante, la idea básica es medir, de algún modo, cómo de buenos pueden llegar a ser cada uno de los proyectos de inversión. Quizás las “Pistolas de agua a presión” sean más económicas de adquirir que un “Túnel de lavado” y los precios del servicio serán casi con toda seguridad menores, pero, en cambio, la calidad del servicio de un “Túnel de lavado” muy probablemente será mayor que la de las “Pistolas de agua a presión”. ¿Qué puede ser más apetecible para la estación de lavado, las “Pistolas” o el “Túnel”? A este tipo de preguntas es a las que responde esta etapa de valoración de inversiones.

Etapa 4. Selección de inversiones.

En el caso de inversiones mutuamente excluyentes (es decir, en el caso de tener que elegir una y sólo una), una vez valoradas las tres en el caso del servicio de lavado, la empresa del servicio seleccionará, como es lógico, la más atractiva para ella, por ejemplo, en términos de rentabilidad esperada.

Etapa 5. Financiación de la inversión escogida.

Una vez escogida la inversión en cuestión (digamos, por ejemplo, la “Máquina de lavado”) la última y no menos importante cuestión a considerar es cómo se va a financiar la inversión. Si dispones de dinero al contado, puedes (aunque no obligatoriamente) llevar a cabo el proyecto de inversión sin necesidad de pedir prestado. En otro caso, tendrás que financiar el proyecto de inversión bien sea mediante un préstamo bancario (te llevarán intereses por el dinero que te dejan), bien mediante una subvención de la Administración Pública u otras fórmulas de financiación mixtas y más o menos complejas.

PARA SABER MÁS.

Existen muchas referencias bibliográficas sobre el Estudio de Viabilidad de Proyectos de Inversión. Te proporciono un par de ellas de nivel de primer curso de un Grado en Administración y Dirección de Empresas y si deseas otros textos o bien otros niveles puedes consultarme contactando conmigo.

 

GONZÁLEZ DOMÍNGUEZ, F. J. (2006): Creación de Empresas. Guía del Emprendedor (3ª Edición). Pirámide. Madrid.

PÉREZ GOROSTEGUI, E. (2009): Curso de Introducción a la Economía de la Empresa, capítulos 8 y 9. Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, S.A. Madrid.

Compártelo...Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Esta entrada fue publicada en Divulgación, Gestión, Ingeniería y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *