Introducción a las Auditorías Contables.

Addition im Fokus

Imagen original:
comeva.es/blog/quien-puede-ser-auditor-de-cuentas-y-como-se-accede-a-la-profesion/

INTRODUCCIÓN A LAS AUDITORÍAS CONTABLES.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Enero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 20 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a una Introducción a las Auditorías Contables y va destinado a internautas que sientan curiosidad por este conjunto de técnicas para controlar la gestión empresarial, aunque contado de manera sencilla, alejada de la rigurosidad de los numerosos textos que tratan este tema de forma especializada. A los expertos en el tema, advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

CONCEPTO DE AUDITORÍA CONTABLE.

El ser humano es imperfecto. Puedes preguntarme: ¿y cómo lo sabes? Y te responderé: pues mira, no tengo demasiados argumentos para demostrarlo, pero me baso en mi experiencia para afirmarlo: los mejores futbolistas fallan penalties, los mejores tenistas pierden partidos, los mejores directores de cine dirigen alguna vez una película que no pasará a la historia… Y, por otra parte, no siempre los seres humanos actuamos conforme a las normas: por ejemplo, nos pasamos al apretar el acelerador del coche o a algunos les puede la ambición y acaban transgrediendo la Ley. Por tanto las actuaciones del ser humano pueden contener errores ya sean fortuitos o bien fraudulentos. Los que elaboran la Contabilidad en las empresas no son una excepción en este sentido. Aunque no tengas ni idea de Contabilidad empresarial, intuirás que toda empresa, como toda economía doméstica, tiene unos ingresos y unos gastos; tiene un conjunto de bienes y derechos que le pertenecen (locales comerciales, equipos informáticos, vehículos, etc.), conjunto que se llama Activo. Análogamente, una empresa tiene un conjunto de deudas y obligaciones a las que ha de hacer frente (préstamos bancarios, deudas con sus proveedores, etc.), conjunto que se denomina Pasivo. Pues bien, la Contabilidad de una empresa recoge tanto su Activo, como su Pasivo, como los Gastos, así como los Ingresos de la misma.

La información contable, en no pocas ocasiones, no es totalmente objetiva, pues está influida por los que la elaboran, los cuales pueden cometer errores (fortuitos o fraudulentos). Sin embargo, la información contable debe ser fiable: debe estar carente de esos errores. Las Auditorías Contables están precisamente enfocadas a dar una opinión técnica sobre si unos documentos contables determinados representan fielmente (esto es, no contienen errores) la situación empresarial. Para ello existen una serie de normas legales que se comentan en el anexo de esta entrada del blog.

Una posible definición de Auditoría Contable podría ser, entonces, la siguiente: “es un informe desarrollado por persona cualificada e independiente, con arreglo al marco normativo (LAC, NIA, normas del ICAC, LSC -o equivalente para otras formas jurídicas de empresa-, PGC) de información financiera que resulte de aplicación, dirigido a poner de manifiesto una opinión técnica sobre si unos documentos contables representan fielmente la situación económica y financiera de una empresa”.

CLASIFICACIONES DE AUDITORÍAS CONTABLES.

Existen en la empresa distintos tipos de auditorías.

Una primera clasificación distingue entre Auditoría Externa y Auditoría Interna. En las auditorías externas, el auditor (persona que firma la auditoría, tras el estudio de los libros contables) es ajeno a la empresa; es decir, que no es, por ejemplo, un contable que trabaja para la propia empresa. Además, las auditorías externas se suelen realizar por exigencia legal, esto es, porque la Ley lo exige.

En contraste con lo anterior, una auditoría interna consiste en el control realizado por los empleados de una empresa para garantizar que las operaciones se llevan a cabo de acuerdo con la política general de la entidad, evaluando la eficacia y la eficiencia, y proponiendo soluciones a los problemas detectados. Los dos rasgos diferenciadores de la auditoría interna son: a) la dependencia de la organización (aunque las personas dependientes de la organización que las realizan deberían tener un grado de independencia suficiente para poder realizar el trabajo objetivamente. Para salvaguardar el principio de independencia, el auditor interno debería ocupar un nivel jerárquico en la empresa suficiente para que se sienta respaldado en su actuación). Y b) el destino de la información: la Dirección de la empresa.

Es conveniente que existan simultáneamente ambas clases de auditorías, externas e internas, debido a:

– que, para terceros, la fiabilidad de un informe realizado por un auditor interno es relativa, ya que puede cuestionarse sobre la independencia de opinión de alguien vinculado a la empresa sobre la que opina.

– Que, para la propia empresa, el informe de una auditoría externa puede ser, en ocasiones, menos valioso que el de un auditor interno, debido al desconocimiento comparativo de aquél de la realidad de la empresa. Además, la labor del auditor interno puede ser más constante, minuciosa y profunda de lo que sería razonable esperar de una auditoría externa.

Una segunda clasificación distingue entre:

  • auditoría financiera, contable o verificativa, cuyo objetivo básico es comprobar la fiabilidad (imagen fiel) de las anotaciones contables y
  • auditoría operativa, la cual consiste en la revisión del sistema de control interno de una empresa por personas cualificadas, con el fin de evaluar su eficacia e incrementar su rendimiento. Una Auditoría Operativa no está regulada por la Ley y los resultados de la actuación del auditor son para uso interno y privado de la empresa.

Una tercera clasificación distingue entre:

  • auditorías obligatorias, que son aquéllas de obligado cumplimiento por la Ley, fundamentalmente por la LAC (Ley de Auditoría de Cuentas), que obliga a ciertos tipos de empresas, como, por ejemplo, a las entidades financieras o a las empresas que coticen en la Bolsa y
  • auditorías voluntarias, requeridas a menudo por los socios propietarios de la empresa (accionistas, en el caso de una Sociedad Anónima).

Si estás interesado en ampliar conocimientos sobre esta disciplina de la Auditoría de Cuentas, puedes ampliar información en el ANEXO siguiente o bien, alternativamente, contactar conmigo.

ANEXO. Bibliografía, Sitios web y Glosario de términos en Auditorías Contables.

  • LAC: Ley de Auditoría de Cuentas;
  • ICAC: Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas
    (http://www.icac.meh.es/) Última consulta: 08.01.2017;
  • ICJCE: Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España
    (http://www.icjce.es/index.php) Última consulta: 08.01.2017;
  • REA: Registro de Economistas Auditores
    (http://www.rea.es/) Última consulta: 08.01.2017;
  • NIA: Normas Internacionales de Auditoría, o bien en inglés,
  • ISA: International Standards on Auditing;
  • LSC: Ley de Sociedades de Capital;
  • PGC: Plan General de Contabilidad;
  • “The Big Four” son las cuatro firmas de auditoría importantes en el mundo:
    Deloitte, PricewaterhouseCoopers ó PwC, Ernst & Young ó EY y KPMG.
  • McGraw-Hill Interamericana de España (2015): La auditoría: concepto, clases y evolución.
    (http://assets.mheducation.es/bcv/guide/capitulo/8448178971.pdf)
    Última consulta: 11.01.2017.
Compártelo...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Esta entrada fue publicada en Divulgación, Gestión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *