Reglas de economía de movimientos del trabajador en su puesto de trabajo..

REGLAS DE ECONOMÍA DE MOVIMIENTOS DEL TRABAJADOR EN SU PUESTO DE TRABAJO.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.

Primera versión: Febrero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 30 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a un capítulo importante de la Organización Científica del Trabajo: el del estudio de los movimientos del trabajador en su puesto de trabajo. Va destinado a internautas que sientan curiosidad por la organización del trabajo y por el estudio de mejora de métodos de trabajo dentro de un contexto de Ingeniería Industrial, siempre desde el punto de vista científico, aunque contado de manera breve y sencilla, alejada de la rigurosidad en la forma de redacción de textos que tratan este tema de forma especializada. A los expertos en el tema, advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

Las Reglas de Economía de movimientos del trabajador en su puesto de trabajo son leyes fundamentales, resultado de la experiencia, que permiten la máxima productividad de la mano de obra con un mínimo de fatiga, tanto física como mental y que constituyen una base excelente para idear métodos mejores en el lugar de trabajo. Fueron elaboradas por el matrimonio Gilbreth a principios del siglo XX.

Imagen original:
image.slidesharecdn.com/franklilliangilbreth-090729114611-phpapp02/95/frank-lillian-gilbreth-2-728.jpg?cb=1248931898

Se pueden clasificar en tres grupos:

  • Reglas de economía de movimientos, relacionadas con el cuerpo humano.

  • Reglas de economía de movimientos, relacionadas con la disposición del lugar de trabajo.

  • Reglas de economía de movimientos, relacionadas con el diseño de herramientas y equipo.

Reglas de economía de movimientos, relacionadas con el cuerpo humano

1. Ambas manos deben comenzar y terminar sus movimientos a la vez.

Gran parte de la gente considera natural trabajar productivamente con una mano mientras la otra sostiene el objeto sobre el que se trabaja; esto por lo general, no es deseable.

En la medida de lo posible ambas manos deben trabajar simultáneamente. Por ejemplo, en un montaje de placas, la mano izquierda puede coger una placa, mientras la mano derecha coge la otra, estando situadas ambas en montones distintos. Éste es un ejemplo en el que ambas manos comienzan y terminan sus movimientos a la vez.

2. Ambas manos no deben permanecer inactivas a la vez, excepto durante los periodos de descanso.

Un ejemplo tiene lugar cuando se busca un objeto con la vista. Durante este micromovimiento ambas manos permanecen inactivas, por lo cual se considera una actividad no productiva.

3. Los movimientos de los brazos deben hacerse simultáneamente y en direcciones opuestas y simétricas.

Se vuelve a insistir sobre la idea de simultaneidad, aunque ahora sobre los brazos.

Se ha probado experimentalmente que los movimientos simétricos tienden a equilibrarse, reduciendo la tensión mental del trabajador.

4. Los movimientos de las manos y del cuerpo deben caer dentro de la clase más baja compatible con que sea posible ejecutar satisfactoriamente el trabajo.

Esta clasificación hace referencia a las partes del cuerpo que sirven de eje a las que se mueven

Clase…

Partes del cuerpo empleadas…

Articulación en…

1

Dedo

Falanges

2

Mano y dedos

Muñeca

3

Antebrazo, mano y dedos

Codo

4

Brazo, antebrazo, mano y dedos

Hombro

5

Torso, brazo, antebrazo, mano y dedos

Tronco

Algunos ejemplos serían:

  • Clase 1: pulsación de una tecla al escribir en un ordenador.
  • Clase 2: acelerar una motocicleta.
  • Clase 3: apretón de manos entre dos personas.
  • Clase 4: aserrar a mano.
  • Clase 5: agacharse a coger algo del suelo.

Cuanto más baja sea la clase más movimientos se ahorrarán, siempre por supuesto que sea compatible con la posibilidad de ejecutar satisfactoriamente el trabajo.

5. Debe aprovecharse el impulso cuando favorece al trabajador, pero debe reducirse a un mínimo si hay que contrarrestarlo con un esfuerzo muscular.

Se entiende por impulso de un objeto el producto de su masa por su velocidad (a esto en Física se le llama cantidad de movimiento). Por ejemplo, se puede llevar la mano en movimiento portando una pieza pesada de acero o bien portando un objeto ligero, como un bolígrafo. Y, además de la masa, interviene la velocidad de movimiento de la mano.

6. Son preferibles los movimientos continuos y curvos de las manos a los movimientos en zigzag o en línea recta con cambios de dirección repentinos y bruscos.

7. Los movimientos balísticos son más rápidos, más fáciles y más exactos que los restringidos o controlados.

Los movimientos voluntarios de los miembros del cuerpo humano pueden dividirse en dos grupos.

Por una parte, en los movimientos restringidos o controlados se contraen grupos opuestos de músculos: un grupo contra el otro. Por ejemplo, para escribir con un bolígrafo, un grupo de músculos se pone en acción (músculos positivos) y otro grupo (los antagónicos) se opone al movimiento. Cuando los grupos se equilibran la mano permanece en reposo y cuando no se equilibran la mano se mueve.

Por otra parte, el movimiento balístico está provocado por la contracción de un grupo de músculos positivos, sin que se contraiga ningún grupo de músculos antagónicos. Un ejemplo es clavar un clavo sobre la madera: los músculos se contraen sólo durante la primera parte del movimiento y permanecen inactivos el resto del camino.

Esta regla nos dice que son preferibles los balísticos.

8. Debe disponerse el trabajo de modo que permita un ritmo fácil y natural, siempre que sea posible.

Debe interpretarse el ritmo de dos formas diferentes:

  • Ritmo como sinónimo de velocidad o rapidez de movimientos.
  • Movimientos rítmicos en el sentido psicológico. El movimiento de un péndulo no tiene siempre la misma velocidad, incluso en los extremos tiene velocidad nula y, sin embargo, da sensación de ritmo, de cadencia, en el sentido psicológico.

9. Los puntos en que se fija la mirada deben ser tan escasos en número y tan próximos entre sí como sea posible.

Esta regla propone:

  • minimizar número de puntos: por ejemplo, no colocar piezas de un tipo en dos o más lugares diferentes.

  • Minimizar distancias entre puntos: se acorta la duración del “Buscar” con la mirada.

Reglas de economía de movimientos, relacionadas con la disposición del lugar de trabajo

10. Debe haber un sitio definido y fijo para todas las herramientas y materiales.

Es decir, “un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio” (consejo muy conocido, pero muy olvidado).

Nuevamente si cada cosa tiene su lugar bien definido se ahorrará tiempo en “Buscar” con la mirada y “Seleccionar” mentalmente.

Imagen original:
sites.google.com/site/trabajo2juancarlos/2-1-puesto-de-trabajo

11. Las herramientas, materiales y aparatos de control deben situarse cerca y directamente enfrente del trabajador.

No se deben situar herramientas y materiales en líneas rectas sobre el lugar de trabajo, ya que las personas trabajan naturalmente en zonas limitadas por líneas que son arcos de circunferencia.

Para el estudio de las distancias mínimas en los movimientos dentro del puesto de trabajo se han delimitado unas zonas que corresponden a las áreas que es posible alcanzar con los movimientos de las distintas clases.

El límite de los movimientos de 3ª clase es la llamada ZONA NORMAL DE TRABAJO.

El límite de los movimientos de la 4ª clase es la llamada ZONA MÁXIMA DE TRABAJO. Más allá de la zona máxima se requieren movimientos de la 5ª clase con desplazamiento de todo el cuerpo.

La intersección de las zonas normales de trabajo de ambas manos recibe el nombre de ZONA PREFERENTE DE TRABAJO y se procurará localizar en ella las operaciones frecuentes y duraderas.

12. Se deben utilizar depósitos y recipientes de suministro por gravedad para entregar el material cerca del punto de utilización.

13. Siempre que sea posible se utilizarán dispositivos de evacuación por gravedad de los elementos fabricados.

Estas dos reglas resumen el principio consistente en el que se aconseja utilizar siempre que sea posible la gravedad. La gravedad es la fuerza que hace que los objetos tiendan a caer al suelo de manera natural.

14. Deben situarse los materiales y herramientas de modo que permitan el mejor orden de movimientos.

El material necesario al principio de un ciclo de trabajo se debe colocar próximo al punto donde se suelta la pieza acabada del ciclo precedente.

15. Deben existir condiciones de visibilidad adecuadas.

Por iluminación adecuada se entiende: a) Intensidad suficiente; b) Color adecuado y c) Luz orientada en la dirección debida.

16. La altura del lugar de trabajo y la del asiento correspondiente a cada trabajador deberán combinarse de forma que permitan a éste sentarse o ponerse de pie con facilidad mientras trabaja.

Se ha comprobado que el permanecer durante mucho tiempo sentado o en pie produce más cansancio que el cambiar alternativamente de postura.

Imagen original:
lineavitalsalud.com/ergonomia-es-mucho-mas-que-confort/

17. Debe instalarse para cada trabajador una silla del tipo y altura adecuados para permitir una buena postura.

En cualquier forma que se trabaje, en pie o sentado, debe mantenerse el cuerpo derecho desde las caderas hasta el cuello, sin flexionarse o vencerse por la cintura.

Reglas de economía de movimientos, relacionadas con el diseño de herramientas y equipo

18. Debe relevarse a las manos de todo trabajo que pueda ser realizado más satisfactoriamente por una plantilla, un aparato de sujeción o un dispositivo accionado por pedal.

El ejemplo más claro es el automóvil, que tiene varios pedales que liberan a las manos del conductor.

19. Siempre que sea posible deben combinarse dos o más herramientas.

Ejemplos: martillo y extractor de clavos, llaves de dos extremos, lápiz y goma, aparato de teléfono (transmisor y receptor).

Imagen original:
demandaciclos.blogspot.com.es/2012_06_01_archive.html

20. Siempre que sea posible deben dejarse previamente en posición las herramientas y los materiales.

Se entiende por dejar en posición un objeto, situarlo en un lugar determinado previamente, en forma tal que, cuando se le necesite después, pueda ser cogido en la posición en que ha de ser utilizado.

Un ejemplo, ya primitivo, es el de dejar en posición la pluma estilográfica en su apoyo de escritorio, en el cual permanece en posición mientras no se utiliza y en el que puede cogerse o dejarse fácil y rápidamente.

21. Cuando cada dedo realiza un movimiento específico debe distribuirse la carga de acuerdo con las capacidades inherentes a los dedos.

El ejemplo clásico es el del teclado de la máquina escribir u ordenador; la idea es distribuir las teclas de forma que las letras más frecuentemente utilizadas se pulsen con los dedos capaces de soportar las cargas mayores (índice y dedo medio). Estudios realizados han demostrado que el teclado universal no es el más eficiente. Sin embargo la tradición ha pesado y el teclado universal se ha mantenido.

22. Las palancas, manivelas y volantes deben situarse de forma que el operario pueda manejarlos con un cambio mínimo en la posición del cuerpo y las mayores ventajas mecánicas.

A menos que una máquina sea completamente automática, la cantidad de trabajo que puede realizar depende, hasta cierto punto, de la actuación del operario. Cuanto más fácil sea el manejo de la máquina, mayor será probablemente la productividad.

Para saber más.

  • BARNES, R.M. (1970): Estudio de movimientos y tiempos. Aguilar. Madrid.

  • CASTANYER-FIGUERAS, F. (1988): Control de Métodos y Tiempos. Marcombo. Barcelona.

  • CURRIE, R.M. (1979): Análisis y Medición del Trabajo. Editorial Diana. México.

  • MARTÍN-LÓPEZ, M., ROBLES RÁBAGO, M.E., GONZÁLEZ DOMÍNGUEZ, F.J. y CRESPO PÉREZ, J.M. (2002): Métodos de trabajo. Casos prácticos. Pirámide, Madrid.

  • NIEBEL, B.W. (1993): Motion and time study, 9th Edition. Irwin. Homewood, U.S.A.

  • ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO (1986): Introducción al Estudio del Trabajo, Tercera Edición revisada. Organización Internacional del Trabajo. Ginebra.

  • PÉREZ-GUTIÉRREZ, M. (1972): Cómo mejorar los métodos de trabajo. Deusto, Bilbao.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Ciencia, Divulgación, Gestión, Ingeniería, Tecnología | Etiquetado , | Deja un comentario

¿Capitalismo o comunismo?. En el punto medio está la virtud..

¿CAPITALISMO O COMUNISMO?. EN EL PUNTO MEDIO ESTÁ LA VIRTUD.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Febrero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 20 minutos.

Si eres un experto en Ciencias Económicas, ya seas Diplomado, Licenciado, Doctor, Graduado, Máster o similiar y esperas hallar algo novedoso en este sitio web, me temo que aquí no lo vas a encontrar. Este documento no es de investigación, casi ni siquiera de divulgación, sino más bien de OPINIÓN del autor y es “free” siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

Entonces, ¿a quién le puede interesar? Basta con que sientas un poco de curiosidad por temas tan importantes como el paro (o su opuesto, el empleo), la inflación (es decir, que casi todo esté más caro que, digamos, hace un año), los impuestos, el dinero o la separación de clases sociales entre capitalistas, empresarios y trabajadores.

El nivel académico va destinado a todos los públicos, incluidos aquéllos que sólo tienen estudios primarios o básicos.

Y antes de seguir, recuerda que se trata de un artículo de OPINIÓN y especialmente dirigido a lectores sin apenas preparación previa en materias de Economía. Y recalco: en ECONOMÍA. Aquí no vay dar mi opinión sobre otros asuntos de importancia social, como pueden ser el aborto, el matrimonio entre homosexuales o las relaciones entre Estado y organizaciones religiosas.

Imagen original: m.forocoches.com/foro/showthread.php?t=3525608

En Economía, el problema fundamental suele ser cómo combinar tierra, trabajo y capital de una manera, digamos, “inteligente”.

Antes que nada, quizás sea conveniente que te aclare qué se entiende en Economía por esos tres factores anteriores. En primer lugar, por tierra se entienden todos los recursos naturales, es decir, todos los bienes que la naturaleza proporciona en general y, en particular, al ser humano de manera potencial. Entre esos recursos estarían los árboles, los bosques, el agua y el aire del planeta, la luz solar, las minas, etc. En segundo lugar, el trabajo se refiere a la actividad de los seres humanos, actividad que normalmente será una combinación de actividad física y de actividad mental, para intentar satisfacer las necesidades de las personas. Este asunto de las necesidades del ser humano podría ser estudiado bastante más en profundidad, ya que puede que te estés preguntando cuáles son esas necesidades y si todas ellas son igualmente importantes. Habitualmente, se consideran necesidades básicas para la supervivencia, las necesidades fisiológicas, como el alimento, el agua, la ropa como vestimenta para protegerse de condiciones meteorológicas desfavorables como lluvia, bajas temperaturas o el calor, así como un refugio (techo) donde cobijarse. También se consideran necesidades básicas para la supervivencia las correspondientes a la seguridad, es decir, a la protección contra el robo, contra la violencia y contra la pérdida de facultades debido a vejez, enfermedad o accidente. Obviamente, las personas tenemos otras necesidades, más bien de carácter inmaterial, como las de relacionarnos socialmente con otras personas, pero, como te comentaba no deseo en esta entrada del blog referirme en profundidad a las necesidades que tenemos los seres humanos. Y, en tercer lugar, por capital se entienden los bienes materiales que fabrica el ser humano para ser empleados en la fabricación de otros bienes. Formarían parte del capital una sierra para cortar madera, pasando por un camión para transportar materiales, una fábrica completa (con su maquinaria, elementos de transporte internos dentro de la fábrica, modernamente robots y ordenadores, etc.) o locales comerciales de venta al público.

En las sociedades capitalistas, es característico que el ordenamiento de la economía y de las diferentes etapas de los procesos de producción, desde la materia prima (madera de un árbol por ejemplo) hasta el producto acabado (una mesa de madera, por poner un ejemplo) se realiza, fundamentalmente mediante la competencia entre empresas. No te voy a dar un curso intensivo aquí sobre Administración de Empresas. Me basta con que sepas que una empresa es una organización social de medios productivos y humanos, la cual tiene unos socios propietarios que aportan dinero a la empresa a cambio de que ésta le retribuya periódicamente con lo que se denominan dividendos, obtenidos del beneficio empresarial asociado a su actividad habitual.

La competencia entre empresas inherente al sistema capitalista a veces se denomina Economía de libre mercado. Un MERCADO es un lugar, físico o virtual, donde se ponen en contacto compradores de bienes y servicios (la demanda) que desean satisfacer sus necesidades, con vendedores de dichos bienes y servicios (la oferta). Por ejemplo, en un supermercado se ofertan (y se demandan) productos relacionados con la alimentación y con el hogar. Los precios de los productos los fija quien oferta, pero siempre mirando a lo que hace la competencia. Si sube excesivamente los precios, puede que ingrese más dinero por cada venta, pero también puede caer en el riesgo de que se le marche la clientela porque se desplace a la competencia.

Un problema de los sistemas capitalistas de libre mercado es el asociado a las coyunturas económicas. Periódicamente aparecen depresiones, que llevan a la desaparición de empresas, incluso muy consolidadas, despidos de trabajadores y cierres de fábricas. El estudio del por qué aparecen cíclicamente estas depresiones cae fuera de los límites marcados en esta entrada del blog. Pero es un hecho que, desde un punto de vista histórico, se puede constatar que existen ciclos de crecimiento y recesión recurrentes. Y cuando una economía de libre mercado entra en depresión, el malestar social, como es de esperar, aumenta espectacularmente, llegándose incluso a poner en tela de juicio las propias bases en las que se cimenta el sistema de libre mercado.

De entre los pensadores contrarios al sistema capitalista, quizás la figura de Marx (Europa del siglo XIX) sea la más relevante, con su obra cumbre “El capital”. La corriente de pensamiento económico correspondiente se ha venido llamando “marxismo” desde su nacimiento. El marxismo considera que la sociedad capitalista divide a la población en dos grandes clases sociales: 1) la burguesía o clase mercantil, que posee el capital, que son los responsables de crear la riqueza de una sociedad y que emplean a 2) el proletariado o clase trabajadora, que venden su mano de obra a la clase mercantil.

Imagen original: https://es.wikipedia.org/wiki/El_capital

En la práctica, el marxismo fue aplicado y plasmado en economías planificadas, coordinadas por el ESTADO, no por los mercados, sino mediante planes centralizados, fijados a menudo para un periodo de varios años (típicamente, planes quinquenales). Quizás el máximo exponente histórico de estos sistemas fue el de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) del siglo XX. En economías planificadas, la fijación de precios y de salarios no vienen determinadas por la confrontación entre la oferta y la demanda, sino que son controladas por el Estado.

Uno de los argumentos más usados por los detractores del marxismo en la práctica es la falta de libertades del sistema en cuestión.

En este punto, quiero apelar al sentido común expresado en términos coloquiales como que “en el punto medio está la virtud”. Aristóteles, filósofo de la Antigua Grecia era partidario también de “El Dorado Punto Medio”, en el que, por ejemplo, el ideal es la valentía como término medio entre la cobardía en un extremo y la temeridad en el opuesto. También, Buda hacía hincapié en la importancia de “El Sendero Medio”, esto es, en una vida tan alejada de privaciones materiales e inmateriales de todo tipo (ascetismo) como de una vida plena de comodidades, lujos y placeres. ¿Y qué tiene que ver esto con la Economía, te preguntarás? Pues que quizás, parece de sentido común ni irse a un extremo (CASI TODO MERCADO) ni al opuesto (CASI TODO ESTADO). De ahí que naciera el KEYNESIANISMO, especialmente debido a la Gran Depresión de principios del siglo XX que azotó a gran parte de naciones en una de esas depresiones cíclicas del sistema capitalista.

El keynesianismo se denomina así debido a su autor, John Maynard Keynes, economista que alcanzó fama mundial, en 1936, con su obra “Teoría general del empleo, el interés y el dinero”. No es este blog lugar para describirte en detalle el keynesianismo, pero sí una de sus ideas centrales.

Imagen original: http://www.hislibris.com/john-maynard-keynes-robert-skidelsky/

Supón que estamos en un sistema capitalista de libre mercado, del que sabemos, como mínimo por la Historia, que tiene coyunturas económicas; que, cíclicamente, tiene periodos de crecimiento y periodos de recesión o de depresión. En el periodo de crecimiento, la actividad económica es mayor. Fluyen los bienes, los servicios y el dinero de manera satisfactoria. El Estado recauda mediante impuestos varios (Impuesto sobre el Valor Añadido, IVA; Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, IRPF; Impuesto de Sociedades sobre el beneficio empresarial) y, dado que la economía está funcionando, puede actuar de ahorrador, en previsión de potenciales futuras depresiones. A modo de comparación, el Estado se comportaría como una hormiga en verano en la conocida fábula de la hormiga y la cigarra. ¿Qué ocurriría en periodos de depresión? Pues que el Estado, con el dinero ahorrado previamente, podría hacer carreteras, construir puentes, centrales eléctricas, etc. (es lo que se conoce como inversión pública), generando empleo para llevar a cabo estas inversiones. Los trabajadores contratados para ello tendrían poder adquisitivo para gastar e invertir: en ropa, en viviendas, en viajes, etc., lo que permitiría reactivar al sector privado (este efecto se conoce como efecto multiplicador, en Economía).. Además, el Estado podría aumentar su gasto público, por ejemplo, mediante contratacion de obras de mantenimiento y conservación. De alguna manera, en periodos de depresión, el Estado actuaría como motor principal de la Economía hasta tanto la iniciativa privada estuviese en condiciones de comportarse como motor principal de la misma.

Para saber más.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Opinión | Etiquetado | 2 comentarios

Algoritmos genéticos.

ALGORITMOS GENÉTICOS.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Noviembre, 1997.
Última modificación: Junio, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 30 minutos.

Si ya sabes lo que es un algoritmo genético y esperas hallar algo novedoso en esta página, me temo que aquí no lo vas a encontrar. Este documento no es de investigación, sino de divulgación y es “free”siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.
Si no te interesan las matemáticas, no creo que sea de interés lo que aquí se cuenta.
Entonces, ¿a quién le puede interesar? Si no has oído hablar de un algoritmo genético, pero te gustan los números o si ya sabes que existen pero no conoces cómo funcionan, te invito a que sigas leyendo.

No es preciso que seas un mago con los números. Basta con que sepas el concepto de función y poco más. Si conoces la representación de números en forma binaria, pues mejor, y si no, yo te la explico.
El nivel académico va destinado a estudiantes universitarios y a público interesado en estos temas con conocimientos a nivel de Bachillerato.

Imagen original: bigdata-social.com/glosario-big-data/algoritmos-geneticos-glosario/

FUNCIONAMIENTO DE UN ALGORITMO GENETICO

Vamos a partir de una función f(x) muy sencilla:
f(x) =x2
(es decir, x al cuadrado).
Si deseas repasar el concepto de función en matemáticas, puedes leer la siguiente entrada del blog.
Imagina que deseas encontrar el valor de x que hace que la función f(x) alcance su valor máximo, pero restringiendo a la variable x a tomar valores comprendidos entre 0 y 31. Aún más, a x sólo le vamos a permitir tomar valores enteros, es decir: 0, 1, 2, 3,…, 30, 31. Obviamente el máximo se tiene para x = 31, donde f vale 961. No necesitamos saber algoritmos genéticos para resolver este problema, pero su sencillez hace que el algoritmo sea más fácil de comprender.
Lo primero que debemos hacer es encontrar una manera de codificar las posibles soluciones (posible valores de x). Una manera de hacerlo es con la codificación binaria. Con esta codificación un posible valor de x es
(0, 1, 0, 1, 1).
¿Cómo se interpreta esto? Muy sencillo: multiplica la última componente (un 1) por 1, la penúltima (un 1) por 2, la anterior (un 0) por 4, la segunda (un 1) por 8 y la primera (un 0) por 16 y a continuación haz la suma: 11. Observa que (0, 0, 0, 0, 0) equivale a x = 0 y que (1, 1, 1, 1, 1) equivale a x = 31.
A cada posible valor de la variable x en representación binaria le vamos a llamar individuo. Una colección de individuos constituye lo que se denomina población y el número de individuos que la componen es el tamaño de la población.

Una vez que tenemos codificada la solución, debemos escoger un tamaño de población. Para este ejemplo ilustrativo vamos a escoger 6 individuos.
Debemos partir de una población inicial. Una manera de generarla es aleatoriamente: coge una moneda y lánzala al aire; si sale cara, la primera componente del primer individuo es un 0 y en caso contrario un 1. Repite el lanzamiento de la moneda y tendremos la segunda componente del primer individuo (un 0 si sale cara y un 1 si sale cruz). Así hasta 5 veces y obtendrás el primer individuo. Repite ahora la secuencia anterior para generar los individuos de la población restantes. En total tienes que lanzar 5 * 6 = 30 veces la moneda.
Nuestro siguiente paso es hacer competir a los individuos entre sí. Este proceso se conoce como selección. La tabla 1 resume el proceso.

Tabla 1.- SELECCION
(1) (2) (3) (4) (5)
1 (0,1,1,0,0) 12 144 6
2 (1,0,0,1,0) 18 324 3
3 (0,1,1,1,1) 15 225 2
4 (1,1,0,0,0) 24 576 5
5 (1,1,0,1,0) 26 676 4
6 (0,0,0,0,1) 1 1 1

 

Cada fila en la tabla 1 está asociada a un individuo de la población inicial. El significado de cada columna de la tabla es el siguiente:
(1) = Número que le asignamos al individuo.

(2) = Individuo en codificación binaria.

(3) = Valor de x.

(4) = Valor de f(x).

Observa que el mejor individuo es el 5 con f = 676. Calcula la media de f y obtendrás fmed =324.3.

En cuanto a la columna (5) ahora te lo explico. Una manera de realizar el proceso de selección es mediante un torneo entre dos. A cada individuo de la población se le asigna una pareja y entre ellos se establece un torneo: el mejor genera dos copias y el peor se desecha. La columna (5) indica la pareja asignada a cada individuo, lo cual se ha realizado aleatoriamente. Existen muchas variantes de este proceso de selección, aunque este método nos vale para ilustrar el ejemplo.

Imagen original: definicionabc.com/general/seleccion-natural.php

Después de realizar el proceso de selección, la población que tenemos es la mostrada en la columna (2) de la tabla 2. Observa, por ejemplo, que en el torneo entre el individuo 1 y el 6 de la población inicial, el primero de ellos ha recibido dos copias, mientras que el segundo cae en el olvido.

 

Tabla 2.- CRUCE
(1) (2) (3) (4)
1 (0,1,1,0,0) 5 1
2 (0,1,1,0,0) 3 3
3 (1,0,0,1,0) 2 3
4 (1,0,0,1,0) 6 1
5 (1,1,0,1,0) 1 1
6 (1,1,0,1,0) 4 1


Tras realizar la selección, se realiza el cruce. Una manera de hacerlo es mediante el cruce 1X: se forman parejas entre los individuos aleatoriamente de forma similar a la selección. Dados dos individuos pareja se establece un punto de cruce aleatorio, que no es más que un número aleatorio entre 1 y 4 (la longitud del individuo menos 1). Por ejemplo, en la pareja 2-3 el punto de cruce es 3, lo que significa que un hijo de la pareja conserva los tres primeros bits del padre y hereda los dos últimos de la madre, mientras que el otro hijo de la pareja conserva los tres primeros bits de la madre y hereda los dos últimos del padre. La población resultante se muestra en la columna (2) de la tabla 3.

 

 

Tabla 3.- POBLACION TRAS EL CRUCE
(1) (2) (3) (4)
1 (0,1,0,1,0) 10 100
2 (1,1,1,0,0) 28 784
3 (0,1,1,1,0) 14 196
4 (1,0,0,0,0) 16 256
5 (1,1,0,1,0) 26 676
6 (1,0,0,1,0) 18 324

 

En la columna (3) tienes el valor de x; en la siguiente tienes el valor de f correspondiente.

Fíjate en que ahora el valor máximo de f es 784 (para el individuo 2), mientras que antes de la selección y el cruce era de 676. Además fmed ha subido de 324.3 a 389.3. ¿Qué quiere decir esto? Simplemente que los individuos después de la selección y el cruce son mejores que antes de estas transformaciones.

El siguiente paso es volver a realizar la selección y el cruce tomando como población inicial la de la tabla 3. Esta manera de proceder se repite tantas veces como número de iteraciones tú fijes. Y ¿cuál es el óptimo? En realidad un algoritmo genético no te garantiza la obtención del óptimo pero, si está bien construido, te proporcionará una solución razonablemente buena. Puede que obtengas el óptimo, pero el algoritmo no te confirma que lo sea. Así que quédate con la mejor solución de la última iteración. También es buena idea ir guardando la mejor solución de todas las iteraciones anteriores y al final quedarte con la mejor solución de las exploradas.

CONSIDERACIONES ADICIONALES

En problemas reales en los que se aplican los algoritmos genéticos, existe la tendencia a la homogeinización de la población, es decir a que todos los individuos de la misma sean idénticos. Esto impide que el algoritmo siga explorando nuevas soluciones, con lo que podemos quedar estancados en un mínimo local no muy bueno.
Existen técnicas para contrarrestar esta “deriva genética”. El mecanismo más elemental, aunque no siempre suficientemente eficaz, es introducir una mutación tras la selección y el cruce. Una vez que has realizado la selección y el cruce escoges un número determinado de bits de la población y los alteras aleatoriamente. En nuestro ejemplo consiste simplemente en cambiar algunos(s) bit(s) de 1 a 0 ó de 0 a 1.

Imagen original: guiametabolica.org/noticia/tipos-mutaciones

PARA SABER MÁS.

Nota. No se trata de una relación exhaustiva y completa de toda la bibliografía existente sobre algoritmos genéticos. El lector puede consultar en la bibliografía aquí citada, referencias adicionales sobre esta técnica.

DAVIS, L. (1991): Handbook of Genetic Algorithms. Van Nostrand Reinhold.

DIAZ, A. y GLOVER, F. (1996): Optimización Heurística y Redes Neuronales en Dirección de Operaciones e Ingeniería. Paraninfo.

GALIB: MATTHEW’S GENETIC ALGORITHMS LIBRARY. http://lancet.mit.edu/ga/ [Última consulta: Febrero, 2017].

GÉNESIS HISTÓRICA DEL ALGORITMO GENÉTICO. http://inboxsys.blogspot.com.es/ [Última consulta: Febrero, 2017].

GOLDBERG, D.E. (1989): Genetic Algorithms in Search, Optimization, and Machine Learning. Addison-Wesley, Reading, MA.

GUTIÉRREZ-REINA. D. (2017). Python Sevilla. https://www.youtube.com/watch?v=_6P6Tbmok40
[Última consulta: Junio, 2017].

HOLLAND, J. (1975): Adaptation in Natural and Artificial Systems. University of Michigan Press, Ann Arbor.

INFORMÁTICA EVOLUTIVA: ALGORITMOS GENÉTICOS. http://geneura.ugr.es/~jmerelo/ie/ags.htm [Última consulta: Febrero, 2017].

MICHALEWICZ, Z. (1992): Genetic Algorithms + Data Structures = Evolution Programs. Springer-Verlag.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Ciencia, Divulgación, Ingeniería, Tecnología | Etiquetado , , | Deja un comentario

Introducción a la Estadística.

INTRODUCCIÓN A LA ESTADÍSTICA.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Enero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 20 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a una Introducción a la Estadística y va destinado a internautas que sientan curiosidad por situaciones en las que el azar (la suerte) tiene un componente importante, aunque contado de manera sencilla, alejada de la rigurosidad de los numerosos textos que tratan este tema de forma científica. A los expertos en el tema, advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

Imagen original:
elteoremadecuales.com/como-ganar-cervezas-al-cara-o-cruz/

Supón que lanzas una moneda al aire y la dejas caer sobre una superficie. Puede ser sobre el suelo, sobre una mesa o sobre la palma de tu mano. Antes de lanzar la moneda no sabes si saldrá cara o si saldrá cruz. Fíjate que este experimento se caracteriza por las siguientes condiciones:

1) El experimento se puede repetir indefinidamente (puedes lanzar al aire la moneda todas las veces que quieras) pudiéndose obtener resultados distintos en cada prueba (o bien cara, o bien cruz).

2) Hay un conjunto de resultados posibles. Los resultados posibles en el caso de la moneda al aire son cara (lo abreviamos como c) y cruz (lo abreviamos como x). A la colección {c, x} se le llama conjunto de resultados posibles del experimento o Espacio Muestral y se designa como:
E = {c, x}.

3) Antes de realizar una nueva prueba del experimento no se puede predecir el resultado que se obtendrá, si cara o si cruz. Ésta es la condición denominada de azar.

4) La frecuencia relativa de cada resultado del experimento tiende experimentalmente a aproximarse a un valor fijo, es decir, a estabilizarse a medida que el número de pruebas realizadas aumenta indefinidamente. Fíjate, que en el caso de la moneda al aire, si lanzas muchísimas veces la moneda al aire (digamos, más de mil veces, por ejemplo), aproximadamente la mitad de las veces (frecuencia del 50%) saldrá cara y aproximadamente también la mitad de las veces (50%) saldrá cruz.

Cuando un experimento cumple las cuatro condiciones anteriores se dice que es un EXPERIMENTO ALEATORIO. Y observa que, cada experimento, tiene asociado un Espacio Muestral, que es el conjunto de todos los resultados posibles del experimento.

Un concepto importante en Estadistica es el de VARIABLE ALEATORIA. Con una serie de ejemplos entenderemos mejor este concepto.

Ejemplo 1. Considera el experimento que consiste en lanzar dos monedas al aire. El Espacio Muestral de este experimento es el conjunto

E = {(c, c), (c, x), (x, c), (x, x)},

es decir pueden salir a) dos caras, b) cara en el primer lanzamiento y cruz en el segundo, c) cruz en el primero y cara en el segundo o d) dos cruces.

Uno puede estar interesado en el número de caras del experimento aleatorio del ejemplo. En el caso a) el número de caras es 2. En los casos b) y c) el número de caras es de 1 y en el caso d) el número de caras es 0. Es decir, a cada posible resultado del experimento muestral, o lo que es lo mismo, a cada elemento del conjunto E del Espacio Muestral se le asocia un número que representa el número de caras obtenidas, lo cual se indica de la siguiente forma:

X (c, c) = 2,

X (c, x) = 1,

X (x, c) = 1,

X (x, x) = 0.

Se dice que X es una variable aleatoria, en concreto, la que representa el número de caras del experimento aleatorio del ejemplo.

Fíjate que el número de caras del experimento sólo puede ser 0, 1 ó bien 2. Incluso si en vez de 2 monedas, se lanzan 3, el número de caras sólo podría ser 0, 1, 2 ó bien 3. Pero, en ningún caso, podría ser, por ejemplo, 2.3 ó 1.8 (números decimales). Sólo puede tomar valores como 0, 1, 2, 3,… No hay continuidad entre un posible valor de X y otro posible valor y, por ello, se dice que este tipo de variables aleatorias son DISCRETAS, en oposición a CONTINUAS.

Como ejemplo de variable aleatoria continua, puede valer el siguiente ejemplo:

Imagen original:
solucionestecnicosanitarias.com/cuidado-y-exploracion-medica/1063-termometro-clinico-digital-sumergible.html

Ejemplo 2. Supongamos un hospital donde se encuentran enfermos ingresados. El Espacio Muestral de este experimento estará formado por todos los enfermos del hospital. Si asociamos a cada enfermo su temperatura en grados a una hora determinada, habremos definido una variable aleatoria continua, que puede tomar cualquier valor, digamos entre 35.2 como mínimo y 39.8 como máximo.

Pero retornemos al ejemplo 1 de nuevo. Cuando se lanzan dos monedas al aire, el número de caras posibles (variable aleatoria discreta) puede ser 0, 1 ó 2, debido a que el Espacio Muestral del experimento es:

X (c, c) = 2,

X (c, x) = 1,

X (x, c) = 1,

X (x, x) = 0.

Hay cuatro casos posibles, pero en lo que se refiere a los valores que puede tomar la variable aleatoria X, el valor 0 sólo ocurre en un caso (cuando ambas monedas proporcionan cruz), el valor 2 también sólo ocurre en un caso (cuando ambas monedas proporcionan cara) y, en cambio, el valor 1 ocurre en dos casos. Parece razonable pensar que el suceso consistente en que salga 1 cara es más probable, en concreto, el doble de probable, que los sucesos consistentes en que salgan 0 caras ó 2 caras.

Se suele definir (y calcular) la probabilidad de que la variable aleatoria X tome un valor determinado como la división entre el número de casos favorables y el número de casos posibles. Por ejemplo, para el valor 0 caras hay 1 caso favorable (dos cruces) y 4 casos posibles, por lo que la probabilidad de que la variable aleatoria X tome el valor 0 es de 1/4 = 0.25 = 25%, lo que se indica como:

P (X = 0) = 1/4 = 0.25 = 25%.

Y, análogamente,

P (X = 1) = 2/4 = 0.50 = 50%,

P (X = 2) = 1/4 = 0.25 = 25%.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Ciencia, Divulgación | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Introducción a la simulación de procesos.

INTRODUCCIÓN A LA SIMULACIÓN DE PROCESOS.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Enero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 30 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a una Introducción a la Simulación de Procesos y va destinado a internautas que sientan curiosidad por la simulación de procesos, en un contexto empresarial, aunque contado de manera sencilla, alejada de la rigurosidad de los numerosos textos que tratan este tema de forma científica. A los expertos en el tema, advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

CONCEPTO BÁSICOS DE SIMULACIÓN.

Un sistema es un conjunto de elementos o entidades, interconectados entre sí y persiguiendo un fin concreto. ¿No te has enterado de nada? A ver: veamos un ejemplo. Un coche es un sistema; está compuesto por un conjunto de elementos (la carrocería o chasis, el motor, el mecanismo de la dirección, los frenos, las ruedas, etc.), los cuales están interconectados entre sí (por ejemplo, al accionar el pedal de frenado, las ruedas disminuyen su velocidad de giro) y el coche persigue un fin concreto: poder desplazar a personas y a objetos materiales de una posición a otra, relativamente alejada de la primera.
Hay muchos ejemplos de sistemas en la vida ordinaria. Otro ejemplo sería el sistema de pago en una autopista de peaje a través de sus puestos de pago. El proceso habitual consiste en que los vehículos vayan circulando por la autopista hasta que se topen con el peaje, momento en que detendrán el vehículo para pagar. Y es posible, según el día y según la hora a la que circulen que se encuentren con retenciones (colas) en el peaje. Las entidades en el sistema son ahora tres: 1) el puesto de peaje, 2) los vehículos y 3) la retención o cola. El fin que persigue el sistema de pago es recaudar ingresos por parte de la empresa que tiene los derechos de explotación del negocio de la autopista, como contraprestación al servicio que ofrece a los conductores y pasajeros de los vehículos.

Imagen original:
elmundo.es/elmundo/2013/02/06/economia/1360152516.html

¿Por qué es importante y/o importante estudiar el comportamiento de un sistema? Pues, por ejemplo, en el caso de la autopista de peaje, la empresa puede estar interesada en saber cuántos puestos de peaje abrir en una determinada franja horaria de un día determinado, por ejemplo, un domingo a última hora de la tarde con lo que eso supone del final de una semana. ¿Qué sucede? Pues que si se abren pocos puestos de peaje, los costes son menores para la empresa, pero la calidad del servicio ofrecido a los usuarios se reduce, al, probablemente, formarse grandes retenciones. Y a la inversa, si se abren muchos puestos de pejae, se reducirán posiblemente las retenciones, pero incurriéndose en mayores costes empresariales. Parece razonable que la empresa en cuestión esté interesada en el comportamiento del sistema de pago del peaje.

¿Y cómo se puede estudiar el comportamiento de un sistema? Una forma posible es experimentar con el sistema real. En el caso de la autopista, esto significaría decidir cuántos puestos de peaje abrir y, una vez tomada la decisión, ponerla en práctica. Sin duda, que esto tiene sus riesgos para la empresa, ya que o bien se pueden formar unas grandes retenciones imprevistas si se abre, por ejemplo sólo un puesto de peaje, o bien todo lo contrario: excesiva calidad de servicio si se abren todos los puestos de peajes posibles. Por ello, estos riesgos se pueden reducir si, en lugar de experimentar con el sistema real, se experimenta con un MODELO del sistema, es decir, con ‘algo’ que se parece de alguna manera al sistema real, que se comporta de forma parecida, pero que no es dicho sistema real.

Un posible modelo del sistema es lo que se conoce como MODELO DE SIMULACIÓN. Una simulación consiste en el diseño un modelo del sistema real y realizar experiencias con él, con la objetivo de comprender el comportamiento del sistema y/o evaluar nuevas estrategias para el funcionamiento del sistema. Realizar experiencias o experimentos con el modelo de simulación no es tan realista como hacerlo con el sistema real, pero, a cambio, los riesgos de equivocarse en la toma de decisiones no es tan alta y, de ahí, que se suelan emplear.

UN EJEMPLO SENCILLO DE SIMULACIÓN.

Supongamos que en una autopista de peaje un empleado (servidor) se encarga de cobrar el peaje a los automovilistas (clientes) a través de una ventanilla.
Los tiempos, en minutos, entre llegadas de los clientes y los tiempos de atención a los mismos (tiempos de servicio) son:

tiempo desde el inicio del cronometraje hasta la llegada del primer cliente = 0.4.

Tiempo desde la llegada del primer cliente hasta la llegada del segundo = 1.2.

Tiempo desde la llegada del segundo cliente hasta la llegada del tercero = 0.5.

Tiempo desde la llegada del tercer cliente hasta la llegada del cuarto  = 1.7.

Tiempo desde la llegada del cuarto cliente hasta la llegada del quinto = 0.2.

Tiempo desde la llegada del quinto cliente hasta la llegada del sexto = 1.6.

Tiempo de servicio del primer cliente = 2.0.

Tiempo de servicio del segundo cliente = 0.7.

Tiempo de servicio del tercer cliente = 0.2.

Tiempo de servicio del cuarto cliente = 1.1.

Tiempo de servicio del quinto cliente = 3.7.

En una simulación real completa se contemplará más allá del sexto cliente. No obstante, al ser éste un ejemplo sencillo y manual (no con ordenador) de simulación, no seguimos más allá de un número ‘manejable’ de clientes.

Supongamos, además, que, inicialmente, no había ningún cliente en el peaje y el empleado estaba desocupado.

El funcionamiento del peaje es el siguiente: cuando un cliente llega y encuentra al servidor desocupado, entra directamente a ser atendido sin hacer cola. Si el servidor está ocupado, el cliente debe hacer cola.

Se trata de simular el proceso hasta que el cliente número 5 entre para ser atendido por el servidor. Para ello, hacemos uso de la siguiente tabla:

Tiempo de

simulación

Evento

Estado

del servidor

Nº de clientes
en cola

Lista de

siguientes eventos

Nº de clientes que
han hecho cola
Espera total
de los clientes
0 Instante inicial 0 0 A: 0.4

D: –

0 0
0.4 Llegada cliente 1 1 0 A: 0.4+1.2 = 1.6

D: 0.4+2.0 = 2.4

1 0
1.6 Llegada cliente 2 1 1 A: 1.6+0.5 = 2.1

D: 2.4

1 0
2.1 Llegada cliente 3 1 2 A: 2.1+1.7 = 3.8

D: 2.4

1 0
2.4 Salida cliente 1 1 1 A: 3.8

D: 2.4+0.7 = 3.1

2 (2.4-1.6)

= 0.8

3.1 Salida cliente 2 1 0 A: 3.8

D: 3.1+0.2 = 3.3

3 0.8+(3.1-2.1)= 1.8
3.3 Salida cliente 3 0 0 A: 3.8

D: –

3 1.8
3.8 Llegada cliente 4 1 0 A: 3.8+0.2 = 4.0

D: 3.8+1.1 = 4.9

4 1.8
4.0 Llegada cliente 5 1 1 A: 4.0+1.6 = 5.6

D: 4.9

4 1.8
4.9 Salida cliente 4 1 0 A: 5.6

D: 4.9+3.7 = 8.6

5 1.8+(4.9-4.0)

= 2.7

La primera columna va describiendo el avance del tiempo en la simulación, comenzando en el instante inicial 0, hasta terminar en el instante de salida del cliente 4.

La segunda columna va describiendo la sucesión de eventos (hechos o acontecimientos) que van teniendo lugar, comenzando en el instante inicial 0, hasta terminar en el instante de salida del cliente 4.

La tercera columna va indicando el estado del servidor, el cual se describe mediante 0 si está desocupado y mediante 1 si está ocupado.

La cuarta columna va indicando el número de clientes en cola en cada instante de tiempo.

La quinta columna ‘razona’ los siguientes posibles eventos, indicando con la letra A las llegadas de clientes (A del inglés Arrivals) y con la letra D las salidas de clientes (D del inglés Departures). Por ejemplo, en la segunda fila, correspondiente al instante inicial 0, no se esperan salidas de clientes (no hay ninguno en el sistema), mientras que la siguiente (primera, en este caso) llegada de cliente ocurrirá en 0.4.

La sexta columna va indicando el número acumulado de clientes que han hecho cola desde el instante inicial y la última columna el tiempo de espera total de los clientes. Observa que esta última columna es importante para medir el grado de satisfacción de los clientes con el servicio ofertado.

Para saber más. Algunas referencias.

  • HOOVER, S.V. y PERRY, R.F. (1989): “Simulation”. Addison-Wesley Publishing Company, Inc.
  • LAW, A.M. y KELTON, W.D. (1982): “Simulation modeling and analysis”. McGraw-Hill. New York.
  • PIDD, M. (1989): “Computer modeling for discrete simulation”. John Wiley and Sons. Chichester.
  • THE SOCIETY FOR MODELING AND SIMULATION
    http://www.scs.org [Última consulta: Enero, 2017].
Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Divulgación, Gestión, Ingeniería, Tecnología | Etiquetado , , | Deja un comentario

Historia de la Organización Científica del Trabajo.

UN PASEO POR LA HISTORIA DE LA ORGANIZACIÓN CIENTÍFICA DEL TRABAJO.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Enero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 20 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a un breve paseo por la Historia de la Organización Científica del Trabajo. Va destinado a internautas que sientan curiosidad por cómo la humanidad ha llegado a organizar el trabajo desde el punto de vista científico, aunque contado de manera breve y sencilla, alejada de la rigurosidad en la forma de redacción de textos que tratan este tema de forma especializada. A los expertos en el tema, advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

ANTES DEL SIGLO XVIII.

Empecemos por el comienzo. Al menos, por el comienzo de lo que conocemos ahora, en el siglo XXI, ya que, lamentablemente, parte del conocimiento humano se ha ido perdiendo con el transcurrir de los acontecimientos históricos, como sucedió con la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, allá por el siglo III ó IV aproximadamente.

Es inevitable hacer referencia al Antiguo Egipto, a muchas de sus contribuciones en el mundo de la ingeniería, de la arquitectura y del arte y, en especial, a uno de sus grandes legados: las construcciones en la meseta de Guiza, muy conocidas por sus tres grandes pirámides principalmente.

la-gran-piramide-de-giza-01

Imagen original :
laverdadysololaverdad.wordpress.com/2012/03/01/quien-construyo-la-gran-piramide-de-giza/

Muchos autores conceden a los antiguos egipcios el honor de ser los más grandes “ingenieros de organización” de todos los tiempos. En realidad, no sólo “ingenieros de organización”, sino también ingenieros de obra civil, arquitectos, artistas, decoradores,…

No obstante, no se persigue en este blog dar un breve paseo por la historia de la ingeniería o por la de la arquitectura, en general, ya que el objetivo sería muy presuntuoso por mi parte e irrealizable, por su extensión, en una entrada de un blog. Más bien se trata de un “tour” guiado por una de las ramas de la ingeniería: aquélla que, en España, se conoce como Ingeniería de Organización (una especialidad, o modernamente, intensificación o mención de la Ingeniería Industrial) y que, en muchos otros países se conoce, simplemente, como Ingeniería Industrial (Industrial Engineering, en inglés).

Desde luego que, después de los antiguos egipcios, vinieron otras civilizaciones y otras épocas, como los griegos, los romanos, la Edad Media, el Renacimiento, etc., cuyos legados son innegables, aunque aquí nos referimos sólo a la “Ingeniería de Organización”. Y, precisamente, en el contexto histórico de la Edad Media aparece en el siglo XIII en Inglaterra la figura de Walter of Henley, un escritor sobre el trabajo agrícola, cuya obra en francés Le Dite de Hosebondrie, escrita alrededor de 1280, trata sobre cómo vigilar las tierras, el ganado y sus trabajadores. En dicha obra, aparece el concepto de productividad, medido en este caso, en hectáreas labradas por día.

Ya en pleno Renacimiento, aparece la figura genial de Leonardo da Vinci, pintor, escultor, arquitecto, biológo, ingeniero, etc. En el campo de la organización científica del trabajo, Leonardo estudia sistemáticamente la excavación de tierra con palas y da como medida de la productividad, el número de palas de tierra transferidas por hora.

Pero, sin duda, la Revolución Industrial de finales del siglo XVIII constituye la “cimentación” de la Ingeniería Industrial, en general y de la Organización Científica del Trabajo en particular.

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL DEL SIGLO XVIII Y EL SIGLO XIX.

La Revolución Industrial de finales del siglo XVIII tuvo lugar fundamentalmente en Gran Bretaña y se basó en dos grandes pilares. Por un lado, desde el punto de vista tecnológico, la invención por parte de James Watt de la máquina de vapor y del mecanismo de biela y manivela (sí; esas bielas y cigüeñales modernos de tu moto o de tu coche se basan en este mecanismo) supuso el “pistoletazo” de salida para la mecanización de tareas tradicionalmente manuales.

watt

Imagen original:
queteimportahistoria.blogspot.com.es/2011/03/la-revolucion-industrial.html

De otro lado, la redacción y publicación de la obra “La Riqueza de las Naciones” por parte del británico Adam Smith constituyó el pilar ideológico de la Revolución Industrial. Este pilar ideológico acabó con el mercantilismo previo de los monopolios y oligopolios y fue reemplazado por el capitalismo, con la idea central de “la mano invisible” que regula los mercados. Adam Smith propuso también ideas como la división del trabajo, la especialización de tareas y la coordinación y colaboración entre componentes especializados: es decir, la propuesta fue que hubiese contables para llevar la contabilidad de la empresa, torneros para tornear, fresadores para fresar… y no que una misma persona abarcara toda la complejidad de una estructura empresarial.

adam_smith

Imagen original:
debatime.com.ar/hernan-bonilla-el-verdadero-adam-smith/

Otro personaje histórico relevante del siglo XIX fue el también británico Charles Babbage, matemático y estudioso de las ciencias de la computación, bastante conocido entre los más aficionados a la informática por su diseño e implementación de una máquina para calcular, aunque de operación mecánica. Charles Babbage también realizó importantes contribuciones en la Organización Científica del Trabajo, especialmente con la publicación en 1832 de su obra “Sobre la Economía de la Maquinaria y la Fabricación”, en la que hace hincapié en la necesidad de la especialización de los trabajadores y en la importancia de los sistemas de incentivos o de remuneración por el rendimiento de los trabajadores (bonificación proporcional a la eficiencia del trabajador y, también, al éxito del negocio, para crear sentimiento de empresa al trabajador). Estos sistemas de incentivos fueron depurados y refinados por otros personajes históricos del siglo XIX, como Henry Towne y, sobre todo, Frederick Halsey, quien propuso un artículo en la ASME (American Society of Mechanical Engineers, o Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos) sobre un “plan de premios en el pago de los salarios”, formado por dos componentes: un salario fijo, independiente del rendimiento del trabajador más un premio monetario, en forma de dinero, en función de su rendimiento. Así nació uno de los sistemas de remuneración por rendimiento más conocidos en el mundo de la Ingeniería de Organización: el sistema de Towne-Halsey.

EL SIGLO XX.

El siglo XX se mostró muy prolífico en la aparición de personajes históricos con numerosas contribuciones en el mundo de la Organización Científica del Trabajo. Dos apellidos suenan con especial fuerza en este contexto histórico: el estadounidense Taylor (Frederick Winslow) y el matrimonio Gilbreth (Frank Bunker y Lillian).
F.W. Taylor es considerado por muchos como el padre de la Administración Científica del Trabajo. Estudioso de la Tecnología Mecánica (disciplina que estudia cómo dar forma mediante maquinaria a unas materias primas), se interesó especialmente en el Estudio de Tiempos con Cronómetro (o, simplemente, Cronometraje) para establecer los tiempos de fabricación de piezas y componentes. Estos tiempos de fabricación son importantes para conocer el coste de fabricación de un producto y también para establecer sistemas de remuneración por rendimiento del trabajador: a menor tiempo tardado en llevar a cabo una tarea, con respecto al fijado en el Cronometraje, mayor rendimiento del trabajador y mayor debe ser su salario. La obra de referencia de F.W. Taylor fue y es “Los Principios de la Organización Científica”.

The_Principles_of_Scientific_Management,_title_pageImagen original:Wikipedia

El matrimonio Gilbreth (Frank Bunker y Lillian Evelyn) se centró, más que en el Estudio de Tiempos con Cronómetro, en el Estudio de los Métodos de Trabajo y en la Mejora de dichos métodos con objeto de incrementar la productividad de los trabajadores en sus puestos de trabajo a la vez que disminuir la fatiga, tanto física como mental, de dichos trabajadores. Si has oído alguna vez la palabra “Ergonomía”, bien puede afirmarse que las Reglas de Economías de Movimientos formuladas por este matrimonio constituyen uno de sus sólidos pilares originales. Una curiosidad por si quieres buscarlas en Internet: ¿cuál es el significado de la palabra “Therblig“? Te la adelanto yo aquí: no; no es una palabra en alemán, ni en inglés, ni en ningún otro idioma. Es “Gilbreth” leído casi al revés y su traducción sería algo así como micromovimiento. Un ejemplo de therblig es la actividad “Buscar” por parte del trabajador, consistente en el intervalo de tiempo en el que los ojos del trabajador giran o sus manos palpan en torno hasta dar con el objeto. Cuanto más eliminemos este therblig mayor será la productividad y también menor será la tensión física, mental y sensorial del trabajador.

Frank Bunker Gilbreth murió prematuramente, pero su esposa Lillian Evelyn continuó sus estudios hasta publicar en 1914 otra obra de referencia en la Organización Científica del Trabajo: “The Psichology of Management“.

frank-lillian-gilbreth-2-728

Imagen original:
image.slidesharecdn.com/franklilliangilbreth-090729114611-phpapp02/95/frank-lillian-gilbreth-2-728.jpg?cb=1248931898

Aunque los nombres de Taylor y Gilbreth constituyen dos importantísimas referencias históricas de la Ingeniería de Organización, no sería justo por mi parte omitir otros nombres importantes, como los de Henry L. Gantt, Henry Ford (sí; el de los coches Ford), F. W. Harris, H.B. Maynard, Ralph Barnes o Peter Drucker.

El siglo XX fue también testigo de lo que se conocen como Segunda y Tercera Revolución Industrial. La Segunda consistió en la irrupción de la química en el mundo industrial, de la electricidad y del petróleo, mientras que la a la Tercera se la designa como a la etapa en la que empiezan a irrumpir las computadoras digitales electrónicas tanto en el mundo de la investigación, como en el mundo empresarial así como en los hogares.

ibm_360_500px-260x300

Imagen original:
wired.com/2011/04/0407ibm-launches-system-360-computers/

A finales del siglo XX emergieron nuevos personajes de notables contribuciones a la Organización del Trabajo y de la Producción, como el creador del sistema MRP (Materials Requirements Planning o Planificación de las Necesidades de Materiales), Joseph Orlicky, quien lo difundió desde la conocida empresa del sector informático IBM. También destaca, en Japón, en el seno de la también muy conocida empresa del sector de la automoción Toyota, la figura de Taichi Ohno, quien comenzó a difundir la filosofía de gestión de la producción denominada Just In Time (Justo a Tiempo). Sin olvidar tampoco, a E. Goldratt con un texto ya clásico en la Ingeniería de Organización: “La Meta” y otras contribuciones menos asequibles, a mi juicio, para un texto de divulgación como éste.

EL SIGLO XXI Y UNA VISIÓN DE FUTURO.

Si algo ha caracterizado el final del siglo XX y comienzos del siglo XXI ha sido la aparición masiva de siglas tomadas del inglés, preferentemente y de anglicismos. Hay quien sostiene que, en no pocos casos, no son más que esnobismos académico-empresariales, empleados por quienes desean escalar en estatus en las organizaciones sociales. Por ejemplo, la “Parábola del esnob empresarial” de José A. Gonzalo Angulo en la presentación del libro “Control de Gestión y Control Presupuestario” es, a mi juicio, una excelente muestra de lo que es el esnobismo académico-empresarial.

industria_cuatro_cero

Imagen original:
innovarty.com/la-industria-4-0-sector-calzado-marroquineria-cuando-llegara/

No voy a entrar en polémicas sobre el grado de esnobismo de determinadas técnicas de Organización Científica del Trabajo. Soy de la opinión que ese juez llamado tiempo pondrá a cada técnica y a cada anglicismo en los lugares que les correspondan. No obstante, te dejo algunos de estos nuevos conceptos a continuación.

      • ABC (Activity Based Costing, o Sistemas de Costes Basados en Actividades),
      • APS (Advanced Planning and Scheduling, o Planificación y Programación Avanzadas),
      • BENCHMARKING,
      • BPR (Business Process Reengineering, o Reingeniería de los Procesos de Negocio),
      • CAD (Computer Added Design, o Diseño Asistido por Ordenador),
        CAM (Computer Added Manufacturing, o Fabricación Asistida por Ordenador),
        CIM (Computer Integrated Manufacturing o Fabricación Integrada por Ordenador),
      • CONWIP (CONstant Work In Process, o Trabajo en Proceso Constante),
      • ERP (Enterprise Resources Planning, o Planificación de los Recursos Empresariales),
      • FMS (Flexible Manufacturing Systems, o Sistemas de Fabricación Flexible),
      • KAIZEN, o cultura de la mejora continua (en japonés),
      • KANBAN, o tarjeta (en japonés),
      • LEAN MANUFACTURING, o Producción Ajustada,
      • POLCA (Paired cell Overlapping Loops of Cards with Authorization),
      • QRM (Quick Response Manufactiuring, o Producción de Respuesta Rápida),
      • SEIS SIGMA,
      • SCM (Supply Chain Mangement, o Gestión de la Cadena de Suministros),
      • e-SCM (e-based Supply Chain Management, o SCM basado en Internet),
      • TARGET COSTING, o Sistema de Costes Objetivo,
      • TOC (Theory Of Constraints, o Teoría de las Limitaciones),
      • WLC (WorkLoad Control).

PARA SABER MÁS.
Unas buenas referencias bibliográficas sobre la Historia de la Ingeniería, en general, y sobre la Ingeniería de Organización, en particular son, a mi juicio, las siguientes. Si deseas más referencias, puedes consultarme contactando conmigo.

ARACIL, J. (2014): Fundamentos, Método e Historia de la Ingeniería. Editorial Síntesis. Madrid.

BABBAGE, C. (1832) [2000]: On the Economy of Machinery and Manufactures.
The Echo Library.

GILBRETH, L.M. (1914): The Psychology of Management: the function of the Mind in determining, teaching and installing methods of least waste. Sturgis and Walton. New York.

GOLDRATT, E.M. y COX, J. (1984): La meta: un proceso de mejora continua. Ediciones Díaz de Santos.

HOPP, W.J. y SPEARMAN, M.L. (1996): Factory physics. Irwin. Chicago.

MALLO, C. y MERLO, J. (1995): Control de Gestión y Control Presupuestario. McGraw-Hill/Interamerciana de España, S.A. Madrid.

SMITH, A. (1977) [1776]: An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations. University of Chicago Press.

TAYLOR, F.W. (1911): The Principles of Scientific Management. Harpers & Brothers. New York.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Divulgación, Gestión, Ingeniería, Tecnología | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Introducción a las Auditorías Contables.

Addition im Fokus

Imagen original:
comeva.es/blog/quien-puede-ser-auditor-de-cuentas-y-como-se-accede-a-la-profesion/

INTRODUCCIÓN A LAS AUDITORÍAS CONTABLES.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Enero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 20 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a una Introducción a las Auditorías Contables y va destinado a internautas que sientan curiosidad por este conjunto de técnicas para controlar la gestión empresarial, aunque contado de manera sencilla, alejada de la rigurosidad de los numerosos textos que tratan este tema de forma especializada. A los expertos en el tema, advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

CONCEPTO DE AUDITORÍA CONTABLE.

El ser humano es imperfecto. Puedes preguntarme: ¿y cómo lo sabes? Y te responderé: pues mira, no tengo demasiados argumentos para demostrarlo, pero me baso en mi experiencia para afirmarlo: los mejores futbolistas fallan penalties, los mejores tenistas pierden partidos, los mejores directores de cine dirigen alguna vez una película que no pasará a la historia… Y, por otra parte, no siempre los seres humanos actuamos conforme a las normas: por ejemplo, nos pasamos al apretar el acelerador del coche o a algunos les puede la ambición y acaban transgrediendo la Ley. Por tanto las actuaciones del ser humano pueden contener errores ya sean fortuitos o bien fraudulentos. Los que elaboran la Contabilidad en las empresas no son una excepción en este sentido. Aunque no tengas ni idea de Contabilidad empresarial, intuirás que toda empresa, como toda economía doméstica, tiene unos ingresos y unos gastos; tiene un conjunto de bienes y derechos que le pertenecen (locales comerciales, equipos informáticos, vehículos, etc.), conjunto que se llama Activo. Análogamente, una empresa tiene un conjunto de deudas y obligaciones a las que ha de hacer frente (préstamos bancarios, deudas con sus proveedores, etc.), conjunto que se denomina Pasivo. Pues bien, la Contabilidad de una empresa recoge tanto su Activo, como su Pasivo, como los Gastos, así como los Ingresos de la misma.

La información contable, en no pocas ocasiones, no es totalmente objetiva, pues está influida por los que la elaboran, los cuales pueden cometer errores (fortuitos o fraudulentos). Sin embargo, la información contable debe ser fiable: debe estar carente de esos errores. Las Auditorías Contables están precisamente enfocadas a dar una opinión técnica sobre si unos documentos contables determinados representan fielmente (esto es, no contienen errores) la situación empresarial. Para ello existen una serie de normas legales que se comentan en el anexo de esta entrada del blog.

Una posible definición de Auditoría Contable podría ser, entonces, la siguiente: “es un informe desarrollado por persona cualificada e independiente, con arreglo al marco normativo (LAC, NIA, normas del ICAC, LSC -o equivalente para otras formas jurídicas de empresa-, PGC) de información financiera que resulte de aplicación, dirigido a poner de manifiesto una opinión técnica sobre si unos documentos contables representan fielmente la situación económica y financiera de una empresa”.

CLASIFICACIONES DE AUDITORÍAS CONTABLES.

Existen en la empresa distintos tipos de auditorías.

Una primera clasificación distingue entre Auditoría Externa y Auditoría Interna. En las auditorías externas, el auditor (persona que firma la auditoría, tras el estudio de los libros contables) es ajeno a la empresa; es decir, que no es, por ejemplo, un contable que trabaja para la propia empresa. Además, las auditorías externas se suelen realizar por exigencia legal, esto es, porque la Ley lo exige.

En contraste con lo anterior, una auditoría interna consiste en el control realizado por los empleados de una empresa para garantizar que las operaciones se llevan a cabo de acuerdo con la política general de la entidad, evaluando la eficacia y la eficiencia, y proponiendo soluciones a los problemas detectados. Los dos rasgos diferenciadores de la auditoría interna son: a) la dependencia de la organización (aunque las personas dependientes de la organización que las realizan deberían tener un grado de independencia suficiente para poder realizar el trabajo objetivamente. Para salvaguardar el principio de independencia, el auditor interno debería ocupar un nivel jerárquico en la empresa suficiente para que se sienta respaldado en su actuación). Y b) el destino de la información: la Dirección de la empresa.

Es conveniente que existan simultáneamente ambas clases de auditorías, externas e internas, debido a:

– que, para terceros, la fiabilidad de un informe realizado por un auditor interno es relativa, ya que puede cuestionarse sobre la independencia de opinión de alguien vinculado a la empresa sobre la que opina.

– Que, para la propia empresa, el informe de una auditoría externa puede ser, en ocasiones, menos valioso que el de un auditor interno, debido al desconocimiento comparativo de aquél de la realidad de la empresa. Además, la labor del auditor interno puede ser más constante, minuciosa y profunda de lo que sería razonable esperar de una auditoría externa.

Una segunda clasificación distingue entre:

  • auditoría financiera, contable o verificativa, cuyo objetivo básico es comprobar la fiabilidad (imagen fiel) de las anotaciones contables y
  • auditoría operativa, la cual consiste en la revisión del sistema de control interno de una empresa por personas cualificadas, con el fin de evaluar su eficacia e incrementar su rendimiento. Una Auditoría Operativa no está regulada por la Ley y los resultados de la actuación del auditor son para uso interno y privado de la empresa.

Una tercera clasificación distingue entre:

  • auditorías obligatorias, que son aquéllas de obligado cumplimiento por la Ley, fundamentalmente por la LAC (Ley de Auditoría de Cuentas), que obliga a ciertos tipos de empresas, como, por ejemplo, a las entidades financieras o a las empresas que coticen en la Bolsa y
  • auditorías voluntarias, requeridas a menudo por los socios propietarios de la empresa (accionistas, en el caso de una Sociedad Anónima).

Si estás interesado en ampliar conocimientos sobre esta disciplina de la Auditoría de Cuentas, puedes ampliar información en el ANEXO siguiente o bien, alternativamente, contactar conmigo.

ANEXO. Bibliografía, Sitios web y Glosario de términos en Auditorías Contables.

  • LAC: Ley de Auditoría de Cuentas;
  • ICAC: Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas
    (http://www.icac.meh.es/) Última consulta: 08.01.2017;
  • ICJCE: Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España
    (http://www.icjce.es/index.php) Última consulta: 08.01.2017;
  • REA: Registro de Economistas Auditores
    (http://www.rea.es/) Última consulta: 08.01.2017;
  • NIA: Normas Internacionales de Auditoría, o bien en inglés,
  • ISA: International Standards on Auditing;
  • LSC: Ley de Sociedades de Capital;
  • PGC: Plan General de Contabilidad;
  • “The Big Four” son las cuatro firmas de auditoría importantes en el mundo:
    Deloitte, PricewaterhouseCoopers ó PwC, Ernst & Young ó EY y KPMG.
  • McGraw-Hill Interamericana de España (2015): La auditoría: concepto, clases y evolución.
    (http://assets.mheducation.es/bcv/guide/capitulo/8448178971.pdf)
    Última consulta: 11.01.2017.
Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Divulgación, Gestión | Etiquetado , , | Deja un comentario

Introducción a la Segmentación de Mercados.

INTRODUCCIÓN A LA SEGMENTACIÓN DE MERCADOS.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Enero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 20 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a una Introducción a la Segmentación de Mercados y va destinado a internautas que sientan curiosidad por el comportamiento de compra de nosotros, los ciudadanos consumidores, en un contexto empresarial, aunque contado de manera sencilla, alejada de la rigurosidad de los numerosos textos que tratan este tema de forma científica. A los expertos en el tema, advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

CONCEPTO DE MARKETING (O MERCADOTECNIA).

Imagina que estás sin pareja y, de repente, aparece una persona en tu vida por la que, sin saber muy por qué, te sientes atraída y quieres intentar “conquistarla”. Una opción sería optar por demostrarle tus habilidades para deslumbrarla. Seguro que en alguna faceta de la vida eres muy bueno: puede ser jugando al ajedrez, practicando surf, en tu rendimiento académico, en lo resistente que eres al frío, en tus conocimientos sobre vinos o … Infinidad de cosas, ¿verdad? Seguro que en algo serás bueno. Pues una forma de comportarte es tratar de seducir a esa persona que te atrae “alardeando” de tu habilidad en cuestión. ¿Qué puede pasar? Pues que a esa persona no le interese lo más mínimo tu destreza con esa habilidad… y ¡zas!; probablemente no estés yendo en la dirección adecuada para seducirla.

por-que-se-rompe-un-flechazo

Imagen original: sonpareja.com/por-que-se-rompe-un-flechazo/

Otra posibilidad sería que te preguntases: mmm, ¿qué gustos personales tiene esa persona? Pueden o no coincidir con los tuyos, pero tú lo que quieres es conquistarla. A ella le puede gustar ir al teatro, hacer punto de cruz, jugar a los bolos o ir a ver procesiones religiosas. Con esta posibilidad, la estrategia que empleas es averiguar sus gustos personales y posteriormente, en función de ellos, así te comportarás. Por ejemplo, si averiguas que le gusta ir al teatro, la invitas a una sesión de un teatro de tu ciudad. Con esta actitud por tu parte, se dice que estás empleando una estrategia con enfoque de marketing, como modo de comportamiento, no necesariamente dentro de un contexto empresarial.

En el mundo empresarial, la actividad de Marketing consiste en identificar y satisfacer las necesidades y/o deseos (la diferencia entre necesidad y deseo puede llegar a ser objeto de debate) actuales y potenciales de los consumidores de forma planificada y rentable de cara a establecer una Política Comercial. Dentro de esta Política Comercial estarían, a modo de ejemplo, las decisiones acerca de las estrategias de publicidad. Pues bien; cuando, por parte de una empresa, se investigan las preferencias de los consumidores para adecuarse a ellas mejor que la competencia, se dice que la empresa está realizando una Investigación Comercial o Investigación de Mercados (aunque es frecuente que esta actividad la realice una empresa especializada en Investigación de Mercados).

LA SEGMENTACIÓN DE MERCADOS.

El concepto de Segmentación de Mercados aparece debido a que las personas, en general, no somos iguales en cuanto a preferencias y gustos (por ejemplo, en nuestro tipo de pizza favorita, en nuestra bebida refrescante favorita, en nuestro deporte favorito a practicar -si es que lo hay-, etc.) y, por tanto, diferentes en nuestras decisiones y comportamientos de compra y consumo.

Ante este hecho, una empresa dedicada a satisfacer una determinada necesidad del mercado, puede emplear alguna de las siguientes opciones.

A) Usar una Política de Marketing masiva, sin tener en cuenta que los consumidores pueden ser muy distintos entre sí. Esto abre la puerta de posibilidades de políticas equivocadas, como, a modo de ejemplo, intentar estimular que personas muy mayores practiquen deportes de aventura.

B) Alternativamente y de manera utópica, la empresa podría emplear una Política de Marketing individualizada y personalizada que contemplara las preferencias y gustos de cada persona consumidora. ¿Qué sucedería? Pues que esta opción sería carísima para la empresa.

C) Suele decir el refranero popular que en el término medio está la virtud y la Segmentación de Mercados estaría a medio camino entre las dos opciones anteriores. Según la referencia bibliográfica de SAN MARTÍN, S. (2008) que te presento más abajo, la Segmentación de Mercados se define como un “proceso de división del mercado en grupos de individuos lo más homogéneos internamente y, a la vez, lo más diferentes entre grupos, con objeto de realizar políticas de marketing diferenciadas para cada uno de los grupos” y se llaman Criterios de Segmentación “a las diferentes características o variables que se pueden usar para realizar una partición del mercado”. Para que lo entiendas mejor, un criterio de segmentación puede ser, por ejemplo, la edad de los consumidores; se puede particionar un determinado mercado (por ejemplo, el de los deportes de aventura) de acuerdo a este criterio en los siguientes grupos:

Grupo 1: hasta 30 años.

Grupo 2: de 31 a 45 años.

Grupo 3: más de 45 años.

paracaidismo

Imagen original: lasierraconestilo.es/deporte-de-aventura-en-la-sierra-de-madrid/

¿Y cuáles son los criterios principalmente empleados para realizar una partición del mercado? Algunos de ellos son los siguientes:

  • Criterios demográficos (sexo, edad, nivel de estudios, nacionalidad, etc.).
  • Criterios geográficos (comunidad autónoma, país, grupo de países, continente, clima, densidad de población, etc.).
  • Criterios socioeconómicos (profesión, renta y patrimonio).
  • Otros criterios más subjetivos, como la personalidad (extrovertida, introvertida, etc.).

Un ejemplo de planteamiento de un problema de Segmentación de Mercados podría ser el siguiente. Para conocer qué circunstancias tienen más influencia en el hecho de ser practicante de deportes de aventura entrevistan a 5000 individuos y se les pide que se identifiquen de acuerdo a tres circunstancias que se consideran, a priori, relevantes:

– Su edad, particionada en tres grupos como los anteriormente mencionados.

– Su nivel de renta, codificado como B (Bajo), M (Medio) o A (Alto).

– Su nivel de estudios: si ha cursado, aun sin llegar a finalizarlos completamente, estudios universitarios (Licenciado, Diplomado, Arquitecto, Arquitecto Técnico, Ingeniero, Ingeniero Técnico, Graduado Plan Bolonia, Máster Plan Bolonia, Doctor, etc.), lo que se denota como “Universitario”, en general, o si, por el contrario, no ha tenido contacto alguno nunca con estudios universitarios, lo que se denota como “Otro”.

Existen métodos, bastante sofisticados para presentarlos en este blog, para segmentar mercados, pero la idea central que persiguen estos métodos es llegar a conclusiones como, por ejemplo, la siguiente: el criterio de segmentación correspondiente a la “Edad” tiene mayor influencia que los otros dos (nivel de renta y nivel de estudios) a la hora de decidir entre qué individuos practican deportes de aventura y qué individuos no.

PARA SABER MÁS.
Existen muchas referencias bibliográficas sobre la Segmentación de Mercados. Te proporciono un par de ellas de nivel de primer curso de un Grado en Administración y Dirección de Empresas y si deseas otros textos o bien otros niveles puedes consultarme contactando conmigo.

PÉREZ GOROSTEGUI, E. (2009): Curso de Introducción a la Economía de la Empresa, capítulos 13, 14 y 15. Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, S.A. Madrid.

SAN MARTÍN, S. (2008): Prácticas de marketing. Ejercicios y supuestos. ESIC Editorial. Madrid.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Divulgación, Gestión | Etiquetado , , | Deja un comentario

Introducción al Estudio de Viabilidad de Proyectos de Inversión.

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE VIABILIDAD DE PROYECTOS DE INVERSIÓN.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Enero, 2017.
Tiempo de lectura estimado: 20 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a una Introducción al Estudio de Viabilidad de Proyectos de Inversión y va destinado a internautas que sientan curiosidad por las decisiones acerca de invertir en un contexto empresarial, aunque contado de manera sencilla, alejada de la rigurosidad de los numerosos textos que tratan este tema de forma científica. A los expertos en el tema, advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.

CONCEPTO DE PROYECTO DE INVERSIÓN.

Una posible definición de “proyecto de inversión” es la siguiente: es toda renuncia a una satisfacción cierta e inmediata a cambio de unas expectativas de beneficios futuros.

¿No te has enterado de nada? A ver con un ejemplo: estudiar una carrera universitaria. Al hacerlo, incurres, de manera cierta y durante los estudios universitarios, en la renuncia a unas satisfacciones, como, por ejemplo, la de ganar dinero en un trabajo no cualificado (digamos, en una hamburguesería o en los albañiles). Además, tienes que gastar dinero en matricularte, en desplazamientos, en material de oficina, en fotocopias y quizás en libros o en equipos informáticos. Por si fuera poco, renuncias a pasártelo bien mientras tus amigos no estudiosos se divierten y quizás conocen a una pareja atractiva en las salidas. Y luego tienes el esfuerzo intelectual a realizar. ¿Y todo para qué? Pues porque tienes unas expectativas (son expectativas; nadie te garantiza nada) de unos beneficios futuros. Los beneficios futuros pueden ser materiales, en forma de recompensa económica al ejercer una profesión asociada a lo estudiado, o bien inmateriales como el tener un cierto estatus en la sociedad o, simplemente, ser una persona mejor formada.

La anterior definición de “proyecto de inversión” es muy general. En un contexto empresarial, se suele usar como definición todo proceso que implica unos pagos más o menos inmediatos a cambio de unas expectativas de cobros más o menos futuros. Por ejemplo, imagina que una empresa desembolsa una cierta cantidad de dinero en concepto de equipos informáticos. ¿Para qué hace este desembolso? Básicamente porque con esa de decisión de invertir espera mejorar sus procesos, sean comerciales, administrativos o tecnológicos y, al mejorar sus procesos, espera incrementar la productividad de la empresa y, con ello, sus beneficios.

ETAPAS EN EL ESTUDIO DE VIABILIDAD DE PROYECTOS DE INVERSIÓN.

Cojamos un ejemplo de referencia. Por ejemplo, el negocio en cuestión va a ser una estación de servicio para vehículos, donde además de los surtidores de gasolinas, gasóleo, etc. se plantea la posibilidad de un servicio no existente hasta el momento: un servicio de lavado para vehículos. Con este ejemplo de referencia, el “proyecto de inversión” es, lógicamente, el servicio de lavado.

Etapa 0. Detección de las necesidades de la empresa.

La empresa, en este caso la estación de servicio, detecta una necesidad no satisfecha en sus clientes: la necesidad de un “servicio de lavado”. Ésta es la necesidad. La empresa puede detectar la necesidad bien porque se lo hayan comentado habituales clientes al repostar o bien porque la misma empresa haya vislumbrado que sus potenciales competidores en zonas geográficamente cercanas están o van a estar ofreciendo en breve un servicio de lavado.

Etapa 1. Determinación de la inversión posible o conjunto de posibles inversiones que puede(n) satisfacer la necesidad.

En esta etapa, la estación de servicio puede, por ejemplo, identificar tres inversiones posibles:

(1) Pistolas de agua a presión.

(2) Máquina de lavado, en la que el vehículo permanece quieto y es la máquina, en forma de puente grúa, la que se desplaza alternativamente para lavar, dar espuma y enjuagar al vehículo.

(3) Túnel de lavado, en el que es la instalación la que permanece “casi quieta” y es el vehículo el que atraviesa la instalación desplazándose.

Las inversiones posibles pueden ser mutuamente excluyentes o no. Es decir, o bien la empresa ha de decidir una y sólo una de entre las tres (caso de mutuamente excluyentes) o bien, como habrás visto en muchas estaciones de servicio, pueden existir simultáneamente dos de ellas o incluso las tres. Habitualmente, es más fácil contemplar el problema cuando se decide exclusión mutua, es decir, una y sólo una inversión de entre el conjunto de inversiones posible.

Etapa 2. Caracterización del conjunto de inversiones posibles.

La caracterización de una inversión (de entre el conjunto de inversiones posibles) consiste en la descripción de los parámetros definitorios del proyecto de inversión en cuestión. ¿Y qué significa esto? Por ejemplo, la inversión consistente en “Pistolas de agua a presión” tendrá un gasto (medio y aproximado) de litros de agua por vehículo lavado. Ése, el gasto de litros de agua por vehículo lavado, es un parámetro definitorio de ese proyecto de inversión.
Análogamente, la “Máquina de lavado” tendrá otro valor distinto al de las “Pistolas de agua a presión” para ese parámetro de gasto de litros de agua por vehículo lavado. Y lo mismo sucederá para el “Túnel de lavado”.

¿Y existen más parámetros definitorios? ¡Claro! Por ejemplo, el gasto energético de electricidad por vehículo lavado es otro parámetro definitorio. Y no será, en general, igual para las “Pistolas de agua a presión”, que para la “Máquina de lavado” ni que para el “Túnel de lavado”.

Etapa 3. Valoración del conjunto de inversiones posibles.

Valorar una inversión (por ejemplo, la correspondiente a las “Pistolas de agua a presión”) supone asignarle una puntuación que mida la bondad de la conveniencia de llevar a cabo la misma. En textos más avanzados encontrarás medidores como el Valor Actual Neto (VAN, abreviadamente), la Tasa Interna de Rentabilidad (TIR, abreviadamente) o el Plazo de Recuperación (PB, apreviadamente, del inglés PayBack), entre otros. Yo no voy a explicarlos aquí en forma desarrollada ya que este blog no tiene intención de sustituir a libros académicos, sino de acercarte a ti, lector, al mundo de la divulgación de la Ciencia y la Tecnología. La referencia que te doy al final te puede servir para ampliar conocimientos al respecto.
No obstante, la idea básica es medir, de algún modo, cómo de buenos pueden llegar a ser cada uno de los proyectos de inversión. Quizás las “Pistolas de agua a presión” sean más económicas de adquirir que un “Túnel de lavado” y los precios del servicio serán casi con toda seguridad menores, pero, en cambio, la calidad del servicio de un “Túnel de lavado” muy probablemente será mayor que la de las “Pistolas de agua a presión”. ¿Qué puede ser más apetecible para la estación de lavado, las “Pistolas” o el “Túnel”? A este tipo de preguntas es a las que responde esta etapa de valoración de inversiones.

Etapa 4. Selección de inversiones.

En el caso de inversiones mutuamente excluyentes (es decir, en el caso de tener que elegir una y sólo una), una vez valoradas las tres en el caso del servicio de lavado, la empresa del servicio seleccionará, como es lógico, la más atractiva para ella, por ejemplo, en términos de rentabilidad esperada.

Etapa 5. Financiación de la inversión escogida.

Una vez escogida la inversión en cuestión (digamos, por ejemplo, la “Máquina de lavado”) la última y no menos importante cuestión a considerar es cómo se va a financiar la inversión. Si dispones de dinero al contado, puedes (aunque no obligatoriamente) llevar a cabo el proyecto de inversión sin necesidad de pedir prestado. En otro caso, tendrás que financiar el proyecto de inversión bien sea mediante un préstamo bancario (te llevarán intereses por el dinero que te dejan), bien mediante una subvención de la Administración Pública u otras fórmulas de financiación mixtas y más o menos complejas.

PARA SABER MÁS.

Existen muchas referencias bibliográficas sobre el Estudio de Viabilidad de Proyectos de Inversión. Te proporciono un par de ellas de nivel de primer curso de un Grado en Administración y Dirección de Empresas y si deseas otros textos o bien otros niveles puedes consultarme contactando conmigo.

 

GONZÁLEZ DOMÍNGUEZ, F. J. (2006): Creación de Empresas. Guía del Emprendedor (3ª Edición). Pirámide. Madrid.

PÉREZ GOROSTEGUI, E. (2009): Curso de Introducción a la Economía de la Empresa, capítulos 8 y 9. Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, S.A. Madrid.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Divulgación, Gestión, Ingeniería | Etiquetado , | Deja un comentario

Gráficas y funciones.

GRÁFICAS Y FUNCIONES.

Autor: Miguel Ángel Muñoz.
Primera versión: Diciembre, 2016.
Tiempo de lectura estimado: 30 minutos.

El contenido de esta entrada del blog está dedicado a las “Gráficas y funciones” a nivel de 1º de la ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria), según los planes de enseñanza en España. También va destinado a internautas que sientan curiosidad por las Matemáticas, incluso para aquéllos a los que “se le atraviesan las mates”. Soy de la opinión que existe una relación fuerte entre lo que nos gusta y lo que entendemos. Si nos explican algo que no entendemos, probablemente no nos guste. De ahí, el intentar explicar de forma que se entienda y, por tanto, que pueda llegar a gustar. Si te interesan los temas relacionados con las Matemáticas, en general, y con las “Gráficas y funciones” en particular, te invito a que sigas leyendo. A los expertos en el tema advertirles que no van a encontrar nada novedoso aquí. Este documento es de divulgación y es “free”, siempre y cuando menciones mi autoría. Para mayor información sobre Propiedad intelectual e industrial y derechos de autor de este blog, en general y de esta entrada, en particular, puedes consultar el Aviso legal de este blog.
No tienes que ser un mago con los números para entender lo que aquí se cuenta. Basta con que sepas “las cuatro reglas”: sumar, restar, multiplicar y dividir.

CONCEPTO DE FUNCIÓN.

Considera que deseas comprar tomates en un supermercado. Está claro que cuantos más tomates acabes comprando, sea medido en piezas (unidades) o bien en kilogramos (Kg.), más dinero necesitas para pagar el total de tomates adquiridos.

La Tabla 1, a la que se denomina tabla de valores, muestra para cada cantidad de Kg. de tomates comprados, el dinero que se ha de gastar, medido en euros actualmente en España y en otros países de la zona de la Unión Europea que usa el euro (símbolo €) como moneda oficial (zona denominada ‘eurozona’). En cambio, si estás en el Reino Unido, por ejemplo, en lugar de medir en euros, lo harás en su moneda oficial: la libra esterlina, cuyo símbolo es £. Y si donde estás es en Estados Unidos, usarás el dólar estadounidense, de símbolo $. Para que el ejemplo nos sirva independientemente del país en el que nos encontremos, usaremos el concepto de unidades monetarias (u.m.), en lugar del euro, de la libra esterlina, del dólar estadounidense o de cualquier otra moneda oficial.

Cantidad de tomates a comprar (Kg.) 1 2 3 4 5
Cantidad de dinero a gastar (u.m.) 2 4 6 8 10

Tabla 1. Tabla de valores

Vemos que, a mayor cantidad de tomates a comprar, mayor cantidad de dinero a gastar, como dicta el sentido común. Se dice, entonces, que la cantidad de dinero a gastar ES FUNCIÓN de la cantidad de tomates a comprar. Usualmente, se suele denominar variable independiente a aquélla correspondiente a lo que podemos decidir (cantidad de tomates a comprar, en Kg.) y se simboliza habitualmente con la letra x. En cambio, a aquella variable correspondiente a lo que nos viene dado (cantidad de dinero a gastar, en u.m.) una vez tomada la decisión, se le denomina variable dependiente y es muy habitual simbolizarla con la letra y. Adicionalmente, para indicar que y es función de x, es muy corriente designarlo en la forma:

y = f(x).

Es posible que te estés preguntando en este sencillo ejemplo si es correcto designar como variable independiente a la cantidad de tomates a comprar (en Kg.), ya que puede haber personas cuya decisión está más bien centrada en la cantidad de dinero que está dispuesta gastar (en u.m.) en tomates, viniendo la cantidad de tomates (en Kg.) comprados con ese dinero determinada de forma externa a la decisión tomada. Con este planteamiento alternativo, una posibilidad de contemplar el problema en cuestión de forma matemática sería:

x = variable independiente = cantidad de dinero que está dispuesta gastar (en u.m.) en tomates,

y = variable dependiente = cantidad de tomates (en Kg.) comprados con la cantidad de dinero x (en u.m.),

y = f (x).

No obstante, en lo que sigue, usaremos como variable independiente x la cantidad de tomates a comprar, en Kg. Y como variable dependiente y, usaremos la cantidad de dinero a gastar, en u.m., siendo y = f (x).

COORDENADAS Y REPRESENTACIÓN GRÁFICA DE PUNTOS.

Considera UNA ÚNICA de las dos variables, la independiente x o la dependiente y. Por ejemplo, considera únicamente la variable independiente x = cantidad de tomates a comprar, en Kg. Esta variable x puede tomar el valor 1 (1 Kg. de tomates). También puede tomar el valor 2 (2 Kg. de tomates), el valor 3, el valor 4 y así sucesivamente. ¿Puede tomar el valor 0? ¡Hombre! ¡Sí y no! Comprar 0 Kg. de tomates equivale a decir que no se compran tomates, pero desde el punto de vista matemático sí que x puede tomar el valor 0. ¿Y puede tomar x el valor, por ejemplo, 1.5? Pues claro que sí. Fíjate que si en vez de Kg. de tomates, fueran unidades o piezas, entonces x podría tomar los valores 0, 1, 2, 3, 4, etc., pero no los valores 1.5 ó 2.3 (números que se conocen en Matemáticas, como números decimales). Entonces, dependerá en cada problema concreto, el que una variable, digamos la x, pueda tomar como valores el conjunto {0, 1, 2, 3, 4,…}, conjunto que se denomina de números naturales -aunque en algunos textos de Matemáticas encontrarás que el 0 no aparece entre los números naturales- o bien que dicha variable x pueda tomar como valores los números naturales y, adicionalmente, tomar como valores números decimales.

Gráficamente, podemos representar los valores que toma una variable x, sobre una recta. Habitualmente, cuando estamos estudiando funciones, la variable independiente x se representa de manera horizontal y a la recta en cuestión se le llama eje de abscisas o eje horizontal. En la figura adjunta tienes el eje de abscisas para la variable x.

eje_abscisas_opt

También puede que te estés preguntando si en algún caso, las variables que se representan gráficamente, pueden tomar valores negativos, es decir, menores que 0. En el caso de que x represente la cantidad de tomates a comprar, en Kg., está claro que no es posible. Pero hay casos en que una variable puede tomar valores negativos; por ejemplo, si x representase la temperatura en una ciudad en un momento determinado, podría tomar el valor de -1, o de -2,… y también valores decimales negativos, como -1.6 ó -1.7.

Fíjate que cuando se considera el caso de una ÚNICA variable, como la independiente x, los valores que puede tomar se representan sobre una recta (horizontal, en este caso). Se dice, entonces, que el problema matemático que se considera es unidimensional. En cambio, si consideramos, simultáneamente, los posibles valores que pueden tomar tanto la variable independiente x (en una recta horizontal, que hemos denominado eje de abscisas) como la variable dependiente y (en una recta vertical, que se denomina eje de ordenadas, perpendicular al eje de abscisas), el problema es, ahora, bidimensional en lugar de unidimensional. La representación gráfica se realiza en lo que se conoce como plano (x, y) y las dos rectas perpendiculares se denominan ejes cartesianos o ejes de coordenadas.

Al punto donde se cortan ambos ejes se le llama origen de coordenadas y se suele representar como punto O.

Cualquier punto del plano queda perfectamente definido al usar sus coordenadas, establecidas por el par (x, y). La coordenada x del punto se mide sobre el eje de abscisas y se llama abscisa del punto, mientras que la coordenada y se mide sobre el eje de ordenadas y se llama ordenada del punto.

En la siguiente figura adaptada de la original de Wikipedia podemos ver una representación gráfica del plano (x, y). En ella están representados cuatro puntos: el punto de coordenadas (2, 3) en verde, el de coordenadas (-3, 1) en rojo, el de coordenadas (-1.5, -2.5) en azul y el punto O de coordenadas (0, 0) en magenta.

cartesian-coordinate-system-svg

Observa que el plano (x, y) queda dividido en cuatro zonas diferentes:

1 Zona en la que x toma valores positivos y en la que y también toma valores positivos. Esta zona se denomina Primer Cuadrante y, en ella, se encuentra, por ejemplo el punto de coordenadas (2, 3).

2 Zona en la que x toma valores negativos y en la que y toma valores positivos. Esta zona se denomina Segundo Cuadrante y, en ella, se encuentra, por ejemplo el punto de coordenadas (-3, 1).

3 Zona en la que x toma valores negativos y en la que y también toma valores negativos. Esta zona se denomina Tercer Cuadrante y, en ella, se encuentra, por ejemplo el punto de coordenadas (-1.5, -2.5).

4 Zona en la que x toma valores positivos y en la que y toma valores negativos. Esta zona se denomina Cuarto Cuadrante y, en ella, se encuentra, por ejemplo el punto de coordenadas (3, -2), no representado en la figura anterior.

ALGUNOS EJEMPLOS SENCILLOS DE FUNCIONES.

Retomemos el ejemplo inicial en el que

x = variable independiente = cantidad de tomates a comprar (Kg.),

y = variable dependiente = cantidad de dinero a gastar (en u.m.).

y = f (x).

Observa que la función que relaciona ambas variables, asigna a cada valor posible de x un único valor de y.  En el caso de la tabla de valores dada en la Tabla 1 (más arriba en esta entrada del blog) se relacionan ambas variables mediante la función

y = 2 x.

En efecto; por ejemplo, cuando x toma el valor 1, y toma el valor 2×1 = 2. O bien, cuando x toma el valor 2, y toma el valor 2×2 = 4 y así, sucesivamente.

La FUNCIÓN LINEAL es aquella que toma la expresión más general:

y = m x,

donde m es igual a 2, en el caso del ejemplo de los tomates. A m se le denomina pendiente de la función lineal. Su representación gráfica es una línea recta que pasa por el origen O de coordenadas (0, 0) y tiene mayor inclinación respecto al eje de abscisas cuanto mayor es la pendiente m.

La FUNCIÓN AFÍN es otro ejemplo de función sencilla. Su expresión general es

y = m x + n,

donde ahora aparece n, valor que se denomina ordenada en el origen. ¿Por qué se llama así? Pues porque es el valor que toma y cuando x toma el valor 0. A veces, se dice que la recta y = m x + n en el plano (x, y) es la expresión de una recta en forma de punto (n) y pendiente (m), ya que estos dos valores, m y n determinan cómo será el comportamiento matemático de la recta en cuestión en el plano bidimensional (x, y). Un ejemplo de función afín puede ser el siguiente: cuando una persona (o varias) decide hacer un desplazamiento en ciudad mediante taxi, por el mero hecho de sentarse ya en el taxi, aún si que el taxista haya empezado a conducir en dirección al destino, existe una cantidad a pagar (en u.m.) al taxista por lo que se conoce entre esa profesión como “bajada de bandera”. Y, por otra parte, está claro que a mayor distancia (o tiempo) recorrido por el taxi en dirección al destino, mayor será la cantidad a pagar (en u.m.) al taxista. En este caso,

x = variable independiente (tiempo que dura el desplazamiento, en minutos),

y = variable dependiente. Es la cantidad TOTAL a pagar al taxista, suma de dos conceptos diferentes. Por una parte, la “bajada de bandera”, dada por n y, por otra, la parte a pagar en función de lo largo que sea el desplazamiento: m x. Es decir,

y = m x + n.

Otro ejemplo sencillo de función es la denominada FUNCIÓN CONSTANTE, que no es más que un caso particular de la anterior, cuando m toma el valor 0. En este caso, la función constante tiene por expresión:

y = n,

que quiere decir que la variable dependiente y toma siempre el valor n, sea cual sea el valor que tome la variable independiente x, que, de hecho, no aparece en la expresión anterior. Un ejemplo sencillo de función constante: sabemos que los bebés evolucionan a niños, los niños a adolescentes y éstos a adultos. Durante las etapas previas a ser adulto, el ser humano va creciendo en estatura, pero una vez llegados, digamos los veintipocos años, ya ni crece ni todo lo contrario. Entonces,

x = variable independiente = transcurrir del tiempo (en años),

y = estatura del adulto (en centímetros),

y = n,

donde n puede ser, por ejemplo, 170 cm.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en Ciencia, Divulgación | Etiquetado , , , , | Deja un comentario